La entrada del verano no ha pasado desapercibida en el territorio nacional y es que durante las últimas semanas las altas temperaturas han azotado las diferentes zonas del país, registrándose hasta 35 °C, mientras que la sensación térmica ha estado entre 38 y 40 grados.

Según el último informe emitido por la Oficina Nacional de Meteorología (Onamet), “se espera que una masa de aire de reducido contenido de humedad y con partículas de polvo sahariano se establezca sobre el país, propiciando un ambiente soleado, caluroso y de escasas lluvias”.
De manera general, el calor se ha manifestado en todas las regiones, provocando que en horarios de la tarde se deba tener precaución al salir a las calles. La región norte (Cibao) es la que ha experimentado más calor, entre las provincias se pueden destacar Santiago, La Vega, Monte Cristi y Samaná, con temperaturas máximas que van desde 33 hasta 35 °C.

Por esta razón, la Onamet recomienda a la población ingerir suficientes líquidos, vestir ropas ligeras (preferiblemente de colores claros) y no exponerse directamente a la radiación solar de 11:00 a.m. a 4:00 p.m.

También, recuerdan que los efectos del calor pueden ser peores para los niños y los envejecientes, por lo que es importante tomar medidas.

El especialista en cardiología, Fulgencio Severino, enumeró en la lista de recomendaciones también utilizar vestimentas ligeras, con telas como el algodón, debido a que al ser una tela respirable, se convierte en ideal para climas cálidos, no reteniendo el calor y permitiendo que la humedad se evapore.

Otra de las sugerencias fue evitar la deshidratación, ingiriendo la cantidad de agua adecuada, con la salvedad a aquellos pacientes que padecen alguna insuficiencia cardiaca, siendo la recomendada para aquellos que no tengan este padecimiento entre 8 y 10 vasos por día.

De igual manera, Severino mencionó lo de resguardarse de los rayos fuertes del sol, para no estar propenso a una insolación, al igual que no mantenerse en espacios con ausencia de aire durante mucho tiempo.

Informó que para las personas que acostumbran a realizar ejercicios, lo adecuado es que este sea llevado a cabo en horas de la mañana o en horas de la tarde cuando se ha puesto el sol para evitar deshidratación o insolación.