Para algunos expertos, José Luis Fermín Díaz, conocido como «El Chamo», el individuo que habría asesinado a la odontóloga Lyda Josefina Amell Bogaert, de acuerdo a los hechos que hasta el momento narran las autoridades, se hizo ilusiones con la doctora a tal punto de llegar a quitarle la vida por no corresponderle.

Sin embargo, los duchos en sexología y criminología consultados por Hoy Digital entienden que para conocer los motivos reales del crimen se debe hacer un estudio y análisis más profundo sobre el hombre que dice el Ministerio Público estranguló a la galena.

«Más fácil las personas matan por crímenes pasionales, que se enamoran solos. Porque ahí fueron las emociones que lo invadieron y que se convirtieron en sentimientos enfermizos y ahí sí. Porque ahí te cambia la mente y tú te creas una película y dices si no es mía no es de nadie y haces muchas cosas. Pero ¿por tener sexo? Porque así como lo pudo haber tenido con una prostituta, lo pudo haber tenido con una muchachita de 18 (años) que no fuera prostituta sino que él, en medio de esa desconexión, porque cuando una persona tiene esa desconexión con la realidad, todos los hechos subsiguientes se parecen. Por eso es que se hace un hilo conductor para buscar un diagnóstico», detalló la terapeuta sexual Arelis García López, al referirse a los servicios sexuales que contrató El Chamo luego de supuetamente cometer el asesinato.

La experta estableció además que el matador, de acuerdo a lo que hasta el momento se conoce, pudiera ser una persona que tenga problemas con su identidad sexual y que no se crea capaz de estar con alguien «de cierto nivel» como lo tenía la odontóloga y termina «cogiendo los chazos».

Le puede interesar: Tres especialistas describen los patrones de la sexualidad en RD

Según la experiencia de García López y por lo narrado por el órgano acusador, el hecho apunta más a lo pasional que a lo sexual, «un crimen de confianza».

«Y él es lo más probable que se haya enamorado solo. Pero no podemos ver una respuesta sexual. Eso tiene muchísimas aristas y no nos podemos quedar (sólo) en el detalle», aseguró la educadora sexual.

Sin embargo, el criminólogo y antropólogo Wilfredo Mora entiende que el señalado de ultimar a la doctora «es posible que tenga una enorme desviación de su identidad sexual. Y también pudiera ocurrir, por el relato de los interrogatorios, que pudiera tener una desviación con relación al objeto sexual»

«Pero no creo que sea el objeto sexual porque él se identifica con homosexuales y con prostitutas», afirma el experto en el estudio de los hechos criminales, aunque coincide con la sexóloga en que El Chamo pudo haberse hecho ilusiones con la doctora.

Le puede interesar: «El Chamo» mató la odontóloga y luego se acostó con una prostituta y un homosexual, dice MP

Mora precisa, además, que para conocer a profundidad las intenciones y la conducta real del hombre al que también se le conoce como Venezuela, es necesario interrogar a los amigos, familiares y a su pareja, que son las peronas que pudieran establecer un mejor perfil sobre el supuesto asesino.

«El motivo, dicen los criminólogos, tú matas a una persona por razón económica. La otra es locura, cuando tu personalidad rompe con la realidad, que se puede expresar como violencia. Y la otro motivo es el pasional, que es cuando tú tienes un vínculo con una persona y te rechaza y tú no aceptas que te rechace», explica Mora, quien acota, además, que lo pasional es muy sensible y débil.

¿El Chamo ha matado a otras personas?

Basado en el perfil de la odontóloga, el crimonólogo se pregunta si El Chamo ha sido el responsable también de matar a otras mujeres que están desaparecidas.

«Hacer hipotética la mención de que si es la primera vez que él ha matado a una persona. El perfil que dice la mujer de él, los amigos. Y también meter la posibilidad de que esas mujeres que están desaparecidas del entorno, del área, si esa persona pudiera vincularse a esas muertes. Entonces, importan los dos perfiles, el del victimario y el de la víctima», explicó el crimonólogo.

Se recuerda que el pasado 27 de julio fue hallada ahorcada dentro de su yipeta la odontóloga Amell Bogaert. Luego, dice el órgano persecutor y según las pesquisas, su victimario contrató servicios sexuales.