Health MattersNueva YorkMuy a menudo llega una nueva tendencia alimentaria que promete un corazón más saludable, un aumento del metabolismo o una longevidad general y salud general. Estas tendencias van y vienen, con diversos grados de popularidad y éxito, pero el aceite de coco, con innumerables beneficios para la salud, parece tener un poder de permanencia excepcional.

 Eso puede deberse a que el 72 por ciento del público piensa que es una adición saludable a sus dietas, según una encuesta de 2016 realizada por The New York Times y la consultora Morning Consult.

 El aceite de coco, que proviene de la extracción de la grasa del interior blanco de un coco, es tan popular que se puede encontrar no solo en pequeñas tiendas de alimentos saludables, sino también en las principales cadenas de supermercados junto a otros aceites de cocina como el de oliva y el de canola.

 Si bien muchos estadounidenses encuestados creían que el aceite de coco era un alimento saludable, solo el 37 por ciento de los nutricionistas estaban de acuerdo. Eso podría deberse a su contenido de grasas saturadas, que es incluso mayor que el de la mantequilla (una cucharada de mantequilla tiene 7 gramos de grasa saturada en comparación con 12 gramos en una cucharada de aceite de coco). El consumo de altos niveles de grasas saturadas se ha relacionado con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca. Quizás es por eso que un profesor de la Universidad de Friburgo calificó el aceite de coco como “veneno puro” en una conferencia de julio.

 Jennifer Haythe, cardióloga del New York-Presbyterian / Columbia University Irving Medical Center y codirectora del Women’s Heart Center, analiza si tiene sentido incorporar el aceite de coco en la dieta, y cómo se compara con otros aceites de cocina cuando se trata de la salud del corazón.

 ¿Cocinar con aceite de coco es tan saludable como algunas personas dicen que es?

Probablemente no. Tiene un alto contenido de grasas saturadas. La mantequilla tiene un 64 por ciento de grasa saturada, mientras que el aceite de coco tiene un 90 por ciento de grasa saturada. La razón por la cual las personas piensan que podría ser saludable es que contiene ácido láurico, que aumenta el colesterol HDL (el tipo bueno), que a su vez protege contra ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Pero también aumenta el colesterol LDL (el tipo malo), lo que contribuye al estrechamiento de las arterias y aumenta el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular.

 ¿Qué muestran los estudios sobre el efecto del aceite de coco en el corazón?

Realmente no hay datos que respalden que sea bueno para su corazón o que mejore la salud del corazón. Hay muchos datos sobre el uso de aceite de coco en ratones y conejos, pero no hay muchos datos reales y sólidos que analicen el aceite de coco en humanos. En 2016, los investigadores revisaron los hallazgos de unos 21 estudios, analizando el efecto del aceite de coco o los productos de aceite de coco sobre el colesterol. En comparación con los aceites no saturados como el aceite de oliva, girasol, cártamo y maíz, el aceite de coco en realidad aumentó su HDL, LDL y colesterol total. Una vez más, estos no son estudios que analizan la supervivencia o la mortalidad o la incidencia de enfermedades del corazón. Estos son estudios que solo analizan los niveles de colesterol per se. Y luego la gente extrapola desde allí.

 ¿Hay ventajas al cocinar con aceite de coco?

Para las personas que cocinan a temperaturas muy altas, el aceite de coco es bueno porque tiene un punto de ahumado muy alto. Eso significa que no humeará a temperaturas muy altas, lo cual es un ambiente más saludable para que la gente cocine. Tiene una calidad semisólida cuando se deja a temperatura ambiente, por lo que hay algunas personas que piensan que puede ser útil usarlo como reemplazo para cocinar cosas que usarían mantequilla, como productos horneados.

 ¿Qué aceites tienen una alta calificación en términos de salud del corazón?

El aceite de oliva es definitivamente el mejor. Tiene la menor cantidad de grasa saturada y reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular. Comparativamente hablando, una cucharada de aceite de coco tiene seis veces la cantidad de grasa saturada que una cucharada de aceite de oliva. El aceite de canola es bajo en grasas saturadas y también es un líquido a temperatura ambiente. Tiene un punto de ahumado más alto que el aceite de oliva, por lo que puede usarse de manera segura para cocinar a altas temperaturas, pero a las personas no siempre les gusta su sabor. El aceite de linaza tiene muchos ácidos grasos omega-3, que pueden contribuir a la salud del corazón. El aceite de aguacate es rico en ácidos grasos monoinsaturados, que pueden promover niveles saludables de colesterol. También tiene un alto punto de humeo y se usa para freír, saltear y asar, pero puede ser demasiado costoso para algunas personas usarlo regularmente. Los aceites de nueces como el aceite de nuez son buenos, porque los frutos secos son parte de la dieta mediterránea, pero pueden ser muy caros.

 ¿Cuánto aceite de oliva recomiendas consumir diariamente?

Si goza de buena salud, aproximadamente dos cucharadas al día pueden reducir el riesgo de enfermedad cardíaca debido a las grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas beneficiosas del aceite de oliva. Una porción de cucharada tiene aproximadamente 14 gramos de grasa, y la mayoría son grasas monoinsaturadas saludables para el corazón.

 ¿Qué aceites se deben evitar?

Evitaría el aceite de palma, que es muy rico en grasas saturadas, así como los aceites que están etiquetados como parcialmente hidrogenados, como el aceite vegetal. Contienen grasas trans y pueden aumentar su riesgo de enfermedad cardíaca.

 CLAVES

 Consumo

“En cuanto al aceite de coco, se puede usar con moderación ya que los datos aún no están disponibles. En general, si su dieta en su mayor parte es aceite de oliva, entonces está bien tener un poco de aceite de coco aquí y allá. No te va a matar”.

 Jennifer Haythe
Cardióloga del New York Presbyterian