La viceministra de Salud Colectiva informó este jueves que el país enfrenta un gran desafío para mantener la baja que ha experimentado en los principales indicadores del COVID 19, en equilibrio con la apertura económica que se requiere para su recuperación.

Durante su intervención en la sesión informativa de los Estados miembros de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Acosta afirmó que el Gobierno aplica estrategias coherentes a fin de evitar rebrotes y mantener el control de la enfermedad.

De igual forma, durante su presentación la viceministra presentó los principales avances del país en el control del coronavirus.

En su exposición, “Respuesta al COVID 19 en RD” la funcionaria de salud dijo que uno de los indicadores de mayor relevancia lo representa la disminución en la tasa de positividad y que la tendencia a la baja que experimenta este indicador, es coherente con el aumento en la disponibilidad de pruebas.

“El gran desafío que tenemos por delante ahora, es lograr que esos indicadores continúen bajando y necesariamente, frente a la situación de la pandemia, hay otros aspectos que no se pueden descuidar”, resaltó Acosta.

Agregó que “abrir el país para recuperar la económica y garantizar mejores servicios y al mismo tiempo poner atención a otros temas de salud colectiva como las enfermedades crónicas y las endémicas, que también son una amenaza a la salud”.

Otros indicadores que resaltó la doctora Acosta, son la disminución en la tasa de letalidad y la baja en la ocupación de camas en unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

Manifestó que para contener la expansión del COVID 19, el gobierno dominicano a través de su “Gabinete de Salud” desarrolla un nuevo plan que prioriza entre otras cosas, el abastecimiento de pruebas PCR, la capacitación del personal de salud y contratación de médicos y enfermeras.

Así como la habilitación de más laboratorios para agilizar la aplicación de pruebas y ofrecer los resultados en menor tiempo.

Además, la reactivación de los 22 programas de Salud Colectiva para vigilar la incidencia de diferentes enfermedades que debido a la crisis sanitaria, estaban con bajo nivel de actividades.

Otro de los retos que Acosta ponderó es lograr la corresponsabilidad de la ciudadanía en el autocuidado, ya que en gran escala, del cumplimiento estricto de las medidas de prevención que recomiendan las autoridades de salud, va a depender el éxito en la contención del coronavirus y las complicaciones que conllevan a los fallecimientos.

“República Dominicana se ha enfocado en fortalecer el rastreo de contactos, la vigilancia y las medidas de prevención y control de infecciones, acorde a los nueve pilares que recomienda la OMS”, dijo.