Gracias a una actuación histórica de Stephen Curry, que alcanzó los 50 puntos, los Golden State Warriors salieron vivos el domingo de la cancha de los Sacramento Kings por 120-100 en el partido definitivo de esta primera ronda de playoffs.

A los Warriors, vigentes campeones de la NBA, les espera ahora una apasionante semifinal de la Conferencia Oeste ante Los Angeles Lakers de LeBron James.

Golden State, que finiquitó la eliminatoria ante Kings por un global de 4-3, estaba obligado a ganar el domingo en Sacramento para evitar convertirse en el octavo campeón vigente que cae eliminado en primera ronda.

Con su equipo al borde del abismo, Stephen Curry emergió con épica exhibición de 50 puntos, récord en playoffs de su extraordinaria carrera y también la mayor marca de cualquier jugador en un séptimo partido de playoffs en la historia.

Los Kings, que jugaban sus primeros playoffs desde 2006, dominaron el marcador en la primera mitad pero tras el descanso no encontraron la forma de frenar a Curry y pagaron su menor experiencia frente a los líderes de la dinastía de Golden State, que persiguen su quinto anillo.