Como si se tratara de demostrar que una cosa es tope y otra pelea, el Licey fue a Santiago a quitarle a las Águilas las buenas sensaciones que le dejó la serie de exhibición en Nueva York y le recordó que no ganan un partido en suelo dominicano desde el 29 de octubre.

En el estadio Cibao, los Tigres se impusieron 8-7 a un titánico partido donde solo anotaron desde la primera entrada, donde estuvieron solo una vez debajo en el marcador, aunque el choque se igualó dos veces.

Michael de León bateó jonrón y remolcó tres carreras y Mel Rojas Jr., también la sacó y produjo dos vueltas para encabezar la munición en un choque donde Emilio Bonifacio volvió a ser un dolor de cabeza para el pitcheo aguilucho al irse de 4-2, con dos anotadas y un boleto.

Estrella

Robinson Canó disparó doblete que rompió la igualdad y representó la carrera del triunfo al cierre del octavo episodio para dar a las Estrellas Orientales un triunfo 3-2 sobre los Gigantes del Cibao, en el estadio Tetelo Vargas.

Canó entró como emergente y encontró la vuelta del triunfo en tercera para disparar el batazo que representó el tercer triunfo al hilo para los petromacorisanos, que llegaron a 12 victorias en sus primeros 22 encuentros.

A la vez, los potros vieron cortadas su racha de tres triunfos, pero se mantienen en la primera posición con 15-6.