El oro dominicano, cuyas ventas hacia otros mercados se han ralentizado desde el 2021 tras las bajas en su producción, experimentó un importante repunte de 110,867,375 dólares en enero del presente año, representando así el 13.1 % del total exportado por el país a ese mes, con 847,836,656 dólares.

Este metal precioso viene experimentando un alza en su cotización en los mercados bursátiles desde noviembre del año pasado, cuando la onza troy superó los 2,000 dólares en ese mes, un nivel no visto desde agosto del 2020, cuando la pandemia empujara a los inversores a apostar en este activo refugio.

Al 16 de febrero, se situaba  en 2,023.5 dólares, para una baja de 2.12 % respecto a enero (2,023 dólares), de acuerdo con el portal financiero Investing.

Sin embargo, el oro platinado y semilabrado sigue sin recuperarse, tras una caída del 49.4 % en este mes, tras descender de 4.2 millones a 2.1 millones de dólares. Estos resultados se encuentran todavía lejos de los 13.3 millones de dólares que alcanzó este rubro en 2020.

La directora ejecutiva de ProDominicana, Biviana Riveiro, manifestó que el descenso del oro y de otros productos mineros, como el ferroníquel, fue uno de los factores que determinó la caída general de las exportaciones en un 3.6 %, culminando en 11,933.4 millones de dólares a diciembre del 2023.

La empresa Barrick Gold prevé para este año una producción de 420,000 a 490,000 onzas de oro de su mina en Pueblo Viejo, Cotuí. Esto es entre unas 85,000 a 155,000 onzas más que las extraídas en el 2023, de 335,000 onzas.

En cuanto a los precios de venta, la multinacional mantiene una proyección reservada, situándolo entre los 1,340 dólares a los 1,400 dólares por cada onza. En 2023, las ventas del oro promediaron los 1,418 dólares la onza.