Los municipios de Haina y Nigua son demarcaciones clave para potencializar el desarrollo de la provincia de San Cristóbal y sus aportes a la economía dominicana, sobre todo en materia de exportación. Albergan 3,026 empresas, en su mayoría de servicios e industriales, con la capacidad de impulsar las ventas y generar empleos.

Sin embargo, la informalidad de suplidores locales, la dificultad de acceso interno por el deterioro de las calles y la inseguridad, junto a la poca organización vial y de ordenamiento territorial, son algunas de las debilidades que limitan ese desarrollo, a menos que se tomen medidas para contrarrestarlo de cara a los próximos años.

64,299 millones de pesos

Crecimiento acumulado de exportaciones en Haina y Nigua

Para 2021, las exportaciones de las empresas radicadas en la zona de Haina-Nigua, sumaron 76,228 millones de pesos; un incremento acumulado de 64,299 millones de pesos (539 %) con respecto al 2011 (11,928 millones de pesos) lo cual, para la década 2011-2021, equivale a un crecimiento anual promedio de 53.9%. En otras palabras, el aumento total de las exportaciones de San Cristóbal, tuvo su origen en estos dos municipios.

Así lo señala el Plan Estratégico del Distrito Industrial de Haina-Nigua 2023-2027, en el cual se realiza un levantamiento de las fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas para el primer Distrito Industrial de República Dominicana.

El documento, elaborado por la Asociación de Industrias y Empresas de Haina y Región Sur (AIEHaina), junto con el Ministerio de Industria, Comercio y Mipymes (MICM) y Proindustria, remarca que los grupos de interés del Distrito Industrial Haina-Nigua muestran preocupación por estas limitantes.

Este grupo -conformado por las empresas e industrias que forman parte, las autoridades, entidades públicas y actores sociales de ambos municipios- señaló como amenazas la situación política, económica y social que representa Haití para el país.

Asimismo, citó que, a lo interno, hay amenazas relacionadas con el limitado aprovechamiento de los acuerdos comerciales vigentes, el costo del peaje para las empresas, la competencia con otras zonas industriales con mayores beneficios, la fuga de talento técnico y los negocios informales.

A lo externo, indicó la incidencia del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania en el aumento de los precios, la inseguridad alimentaria y la inflación.

Al respecto, se plantea que el trabajo para el desarrollo del Distrito Industrial gire en torno a la ejecución de seis ejes estratégicos de cara a los próximos cuatro años.

Estos son: administración y relaciones entre la comunidad y el gobierno, marco legal y regulatorio, desarrollo de capacidadescooperación empresarialsostenibilidad e infraestructura y seguridad personal y vial.

Este último eje plantea que tanto Haina como Nigua necesitan desarrollar un proyecto de infraestructura, urbanismo y señalización que facilite las operaciones e impulse a la atracción de nuevas industrias, además de garantizar la seguridad vial y personal dentro de su espacio territorial.

De igual manera, puntualiza la necesidad de un Proyecto de Fortalecimiento de Capacidades para la Respuesta Efectiva y Ágil ante Emergencias y Desastres, para el cual se debe realizar una encuesta que mida la satisfacción de empresas y residentes del distrito con la respuesta de los organismos de emergencia.

En proceso

La identificación de estos puntos de mejora a través de este plan estratégico son el resultado de un levantamiento de las necesidades de los grupos de interés, así como de un proceso de diálogo entre el sector público y privado para desarrollar estrategias de acción, tomando en cuenta los objetivos de desarrollo sostenible.

Para la vicepresidenta de AIEHaina y Sur, Dircia Paulino, el diseño de estas medidas constituye un paso para que las empresas del Distrito Industrial Haina-Nigua (certificado legal y formalmente el 9 de febrero de 2022 de acuerdo a la Ley 392-07 sobre Competitividad e Innovación industrial) disfruten de los beneficios establecidos en la normativa.

Dijo que, aunque “no tenga paredes o una verja perimetral”, la naturaleza de este distrito hace que las empresas industriales y de servicios requieran de “las mismas características de un parque industrial” además de que deba tener garantizados servicios básicos como recogida de basura, iluminación adecuadas e instalación de cámaras en todo el perímetro.

“El distrito ya está declarado, pero se está desarrollando para contar con los beneficios de la ley”, explicó  a Diario Libre. Calificó que este proceso, que motivó la confirmación del plan estratégico, es similar a cuando, luego de aprobada una ley, “le hace falta un reglamento de aplicación”.

Tejido productivo

De las 13,828 empresas formales que hay en la provincia de San Cristóbalel 22 % de ellas (3,026) están en la zona de HainaNigua. De estas, solo 15 compañías son grandes empresas. El resto son micro, pequeñas y medianas, lo que muestra el protagonismo de este tejido productivo en el desarrollo de ambas demarcaciones.

El Diagnóstico Económico-Social de la Provincia de San Cristóbal y los Municipios de Haina y Nigua, desarrollado por AIEHaina en marzo pasado apunta que, de la totalidad de empresas en esta zona, el 92.3 % de las mipymes se ubica en el sector de servicios.

Estas empresas estuvieron conformadas por tres actividades clave: aquellas clasificadas dentro de “Otros servicios” (dentro de las cuales predominan los profesionales liberales en un 87 %), las empresas de comercio y las de transporte.

Hay 222 mipymes industriales en la zona, conformando el 7.4 %. El 63 % de estos negocios se dedica a la manufactura local o bajo régimen de zonas francas, mientras que el resto son empresas constructoras.

El liderazgo de estos dos subsectores industriales es aún más evidente en la conformación de las empresas consideradas «potenciales» para el desarrollo del Distrito Industrial. Se trata de una muestra de 124 empresas industriales -todas miembros de AIEHaina y Sur-, que fueron seleccionadas por la capacidad que actualmente tienen para generar encadenamientos productivos y empleo.

Expandir imagen

Infografía

De estas, las empresas de manufactura y de zonas francas conforman más del 92 % de las empresas industriales.

Esto «confirma el potencial para impulsar el desarrollo de San Cristóbal en la medida en que estas tengan la capacidad para incrementar sus niveles de encadenamiento productivo y, también, en la medida que fomenten el empleo a nivel local», cita el informe.

Impacto y potencial

El mayor impacto de Haina y Nigua, tanto en la economía de San Cristóbal como en el país, se aprecia sobre todo en las ventas y las exportaciones, dos aspectos fundamentales de la producción. Solamente en el caso de las exportaciones, la provincia representó por sí sola el 15.7 % del total exportado.

Durante 2011-2021, el crecimiento de las exportaciones de Haina y Nigua superó el ritmo provincial y nacional, alcanzando un 53.9 %.  

Expandir imagen

Infografía

(DIARIO LIBRE)
  • La tasa anual de expansión promedio de HainaNigua fue 24 % más alta que la de San Cristóbal (43.5 %) y 160 % más alta que la observada en el total de exportaciones formales de República Dominicana (20.7 %), señala el informe.

Sin embargo, variables como la demanda interna, aportes fiscales y capital humano decrecieron, tanto en la provincia como en esta zona, durante esa década. “Estas son áreas donde existen oportunidades de mejora”, indica el estudio.

El sector agropecuario, las zonas francas, la manufactura, el comercio y las actividades de servicio diversas son, en ese orden, las cinco actividades productivas que cuentan con un mayor potencial para generar desarrollo en San Cristóbal.

La agropecuaria es, en particular, el sector menos desarrollado, tanto en ambos municipios como en la provincia. En efecto, de las 124 empresas potenciales, solo tres están dentro de este segmento productivo, constituyendo apenas un 2 %.

Al respecto, el Diagnóstico Económico y Social de la provincia sugiere identificar oportunidades que incrementen el encadenamiento productivo, como la vinculación de estas empresas con el resto para que estas les suplan los alimentos usados como insumos en los procesos productivos, o bien para sus empleados.