Marranzzini, quien es coordinador y supervisor de Punta Catalina, explicó que en la actualidad esa planta produce el 30 % de la demanda de energía a nivel nacional, lo que demuestra la necesidad de que el país cuente con más proyectos de ese tipo.

Señaló que, además de aportar en la diversificación de la matriz energética, la central termoeléctrica aporta al tesoro, a través de dividendos que paga al Estado. “Este año le vamos a entregar al Ministerio de Hacienda 200 millones de dólares por beneficios de la planta”, informó Marranzini.

Acotó que el proceso de construir plantas se detuvo con Punta Catalina, pero que el país necesita que se construyan más plantas que aporten a la diversificación del servicio.

En ese sentido, dijo que hay un equilibrio “muy precario” entre oferta y demanda y la falta de plantas agrava el servicio porque cada vez que sale una, por mantenimiento, se deja de generar energía que hace falta en el SENI.