SANTO DOMINGO.- Por primera vez en su historia, los dominicanos, cuya tradicional característica es su espíritu festivo, recibieron este 2021 confinados,  debido a un toque de queda decretado por el gobierno como última alternativa para tratar de controlar la pandemia de COVID-19.

Pero también en esta oportunidad, como nunca antes, fue detonada una cantidad tan grande de fuegos artificiales en la capital de la República Dominicana.

Inmediatamente el reloj marcó las 12:00 de la medianoche, el cielo en muchos barrios quedó iluminado debido a las luces de cientos de estos fuegos que durante por lo menos once minutos consecutivos fueron lanzados al aire, desde las azoteas de docenas de edificios.

En este país caribeño el coronavirus ha contagiado a 170,785 personas y provocado la muerte a 2,414, según el último cálculo hecho este 31 de diciembre por las autoridades de salud.