Por Carlos Ogando

Se siente cierta incertidumbre de la celebración de una navidad en familia y he visto como la gente a iniciado tímidamente con la puesta de arbolitos en los patios, en los frentes de las casas y los que se adornan y disfrutan dentro de las casas. Son tan importantes que las empresas y las viviendas desplieguen esas hermosas luces con bombillos de colores que nos indican que se acerca navidad y que iniciar con los preparativos. Cuando las luces iluminan barrios, campos y ciudades, los transeúntes disfrutan sus colores, sus diseños y el contraste que balancean las calles, aceras y dibujan un ambiente perfecto de complicidad y felicidad llenos de colores que alegran la cotidianidad. La navidad es una gran fiesta que se celebra la humanidad y extiende por más de dos meses de intercambios de regalos, fiestas, comidas, vestimentas y grandes recepciones para celebrar el año que va pasando y augurar que el siguiente año sea venturoso y de prosperidad. Los preparativos se inician desde noviembre, llegando diciembre con noche buena el 24, de inmediato el 25 se celebra navidad o nacimiento del niño Dios (Jesús Cristo), y concluyendo con la celebración del día de Los Reyes Magos, el 06 de enero del año que inicia. Hay incertidumbre este año 2021, porque se espera que no se pueda reunir toda la familia, como se hacía en los años anteriores a la pandemia COVID-19, ya que por ese virus no se permitía la celebración de grandes fiestas, se espera que para este fin de año todos estemos vacunados y se respete el protocolo de compartir en este tiempo tan difícil y podamos celebrar unas navidades en familia y sin contagios. Las navidades de este año 2021, el gobierno debe mantener, una adecuada vigilancia para que no sigan subiendo los precios de la canasta, con los artículos de primera necesidad, pues cada vez que suben los precios es una oportunidad que pierde una familia pobre para celebrar su navidad. Creo que la gran preocupación de la mayoría de la familia dominicana es la falta de oportunidades para conseguir un puesto de trabajo y otro miedo es, el peor miedo que tiene la gente, es perder su empleo, principalmente los empleados del gobierno que cada día son desplazados de sus puestos sin ninguna explicación y eso no podrán celebrar la navidad. Esperamos el gobierno evite llevar más agobio a las familias y prohiba las cancelaciones en lo que queda de año, porque cada dominicano quiere celebrar su navidad con pedazo de pan ganado con el sudor de su frente. De esa manera las luces de colores, los villancicos y la cena de navidad, llevará felicidad y paz en esta navidad.