Donald Trump se sentará este lunes en el banquillo de los acusados en un juicio penal por pagos presuntamente ilegales a una actriz porno y se convertirá así en el primer expresidente de EE.UU. sometido a un juicio penal, pero este no es su único problema con la justicia.

Trump, que aspira a competir de nuevo por la Casa Blanca por el Partido Republicano en las elecciones del 5 de noviembre, tiene más de una veintena de causas, civiles y penales, abiertas ante la justicia, entre ellas una por el asalto al Capitolio por una horda de sus seguidores en 2021, varias por presuntas agresiones sexuales a mujeres y otra más por irregularidades en la gestión de sus empresas.

Además, en febrero pasado fue condenado por un juez de Nueva York a pagar una multa de 350 millones de dólares por varios casos de fraude en su empresa familiar, la Organización Trump, y limitó su capacidad para hacer negocios en este estado durante los próximos años.

También este año deberá responder en tribunales de Georgia y Washington DC por sus presuntos intentos de revertir los resultados de las presidenciales de 2020 que perdió contra el demócrata Joe Biden, y en Florida por la acusación de sustraer ilegalmente y mantener en su mansión de Mar-a-Lago documentos clasificados que sacó de la Casa Blanca tras abandonar el poder.

CAUSAS POR DELITOS DE ÍNDOLE SEXUAL

Antes del «caso Stormy Daniels«, Trump ya fue el primer expresidente condenado por la vía civil. Un tribunal de Nueva York le declaró culpable de abuso sexual y difamación en la demanda interpuesta por E. Jean Carroll y le obligó a pagar 83 millones de dólares a la escritora.

Adicionalmente ha sido acusado por una veintena de mujeres de abusos sexuales o conducta inapropiada.

ASALTO AL CAPITOLIO EN 2021

El Tribunal Supremo celebrará el 25 de abril una vista oral sobre un reclamo de inmunidad penal por parte del expresidente Donald Trump por posibles delitos ocurridos durante su mandato (2017-2021), lo que podría frustrar los intentos de juzgarlo por su papel en el asalto al Capitolio de 2021 para revertir el resultado electoral de 2020, unos acontecimientos que dejaron cinco muertos y cerca de 140 agentes heridos.

El juicio contra Trump en Washington DC quedó pospuesto después de que el Supremo aceptara la petición de los abogados del expresidente para pronunciarse sobre la decisión de un tribunal de apelaciones inferior, que había dictaminado que el exmandatario no podía escudarse tras la inmunidad en su proceso judicial por intentar subvertir el resultado de las elecciones de 2020 que ganó el demócrata Biden.

Trump había sido imputado en agosto de 2023 por un gran jurado de Washington DC por cuatro cargos distintos de conspiración y posteriormente el Tribunal de Apelaciones ratificó que no tenía inmunidad y podía ser demando por la vía civil y la penal.

El expresidente se enfrenta también a la imputación de trece cargos por supuestamente intentar manipular los resultados de las elecciones de 2020 en el estado de Georgia, en una causa en la que están imputadas otras 18 personas, entre otras Rudy Giuliani, su exabogado y exalcalde de Nueva York, así como Mark Meadows, su exjefe de Gabinete.

El 4 de marzo pasado el Tribunal Supremo, en un fallo por unanimidad, acabó con los intentos de los estados de Colorado, Illinois y Maine para sacar a Trump del proceso de primarias del Partido Republicano con el argumento de que su implicación en el asalto al Capitolio de 2021 suponía un intento de «insurrección».

SUSTRACCIÓN DE DOCUMENTOS CLASIFICADOS

El 8 de junio de 2023 Trump fue imputado por revelación de secretos y obstrucción a la justicia con al menos 37 delitos federales en el caso de los documentos clasificados.

Agentes del FBI registraron en agosto de 2022 Mar-a-Lago, la mansión de Trump en Palm Beach (Florida), y encontraron archivos relacionados con el indulto de Roger J. Stone Jr, asociado a él durante mucho tiempo, y un expediente sobre el presidente francés, Emmanuel Macron, entre otros documentos.