(CNN) — Una nueva ley a favor de las armas en Texas que entró en vigencia en septiembre de 2021 permite que la mayoría de los texanos que poseen legalmente un arma de fuego la porten abiertamente en público sin obtener un permiso o capacitación. Según los expertos, la medida hará que sea más difícil para las fuerzas del orden proteger a la gente de la violencia armada.

La controvertida legislación de «porte constitucional» es la última de una serie de proyectos de ley a favor de las armas que los legisladores estatales aprobaron este año a medida que aumentan los incidentes de violencia con armas de fuego en Texas y en todo el país.

El número de tiroteos en Texas, sin incluir los suicidios, aumentó un 14% este año con aproximadamente 3.200 tiroteos en comparación con el mismo período en 2020, que registró aproximadamente 2.800 tiroteos, según datos compilados por Gun Violence Archive (GVA). Los incidentes de violencia con armas de fuego este año representan un aumento del 50% con respecto al mismo período en 2019, en el que se produjeron 2.100 tiroteos, según muestran los datos.

«En Texas, revocar el permiso por completo es un cambio radical», dijo Andrew Karwoski, un experto en políticas de Everytown for Gun Safety, la organización de prevención de la violencia armada más grande del país. «Permitir que casi cualquier persona lleve una pistola en público, sin hacer preguntas, sin verificación de antecedentes ni capacitación en seguridad, es realmente peligroso».

Los activistas conservadores habían cabildeado por propuestas de porte sin permiso durante años, pero se estancaron en las últimas tres sesiones legislativas. Al declarar que la ley «inculcó la libertad en el ‘estado de la estrella solitaria'», el gobernador Greg Abbott firmó el proyecto de ley, que la Cámara de Representantes estatal aprobó en una votación de 82 a 62, convirtiéndolo en ley en junio a pesar de la oposición de los demócratas, algunos líderes policiales y defensores del control de armas.