El escritor británico Salman Rushdie, condenado a muerte hace más de 30 años por una fetua del líder religioso iraní Jomeiní, se encuentra bajo respiración artificial y podría perder un ojo tras ser apuñalado varias veces este viernes en un evento literario en el estado de Nueva York.

«Las noticias no son buenas», declaró más tarde su agente, Andrew Wylie, a The New York Times.

«Salman probablemente perderá un ojo, los nervios de su brazo fueron seccionados y su hígado fue apuñalado y está dañado», precisó Wylie

En 1988, Rushdie publicó «Los versos satánicos», un libro que provocó indignación en el mundo musulmán, por el cual el líder revolucionario iraní, el ayatolá Ruhollah Jomeiní, emitió una fetua (decreto religioso) pidiendo la muerte del escritor.