Europa Press

Ecuador.El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, ha firmado este lunes un decreto para indultar a presos sentenciados por infracciones de robo, hurto, estafa y abuso de confianza con el objetivo de reducir el hacinamiento en las cárceles del país, además de la creciente inseguridad por los conflictos entre pandillas.

«Cuando alguien llega a la cárcel pierde su libertad, pero no es justo que pierda su derecho a la educación, trabajo, cultura y deporte. Debemos respetar esos derechos para que esas personas puedan retomar su vida con ganas de recuperar el tiempo perdido. No podemos poner llave a las celdas y olvidarnos de esos ecuatorianos», ha informado Lasso en una rueda de prensa, según recoge la cadena de televisión El Quinto Elemento.

Los objetivos de las nuevas medidas del Gobierno de Ecuador son reducir el hacinamiento y promover una «verdadera rehabilitación social» de cerca de 40.000 personas encarceladas.

En enero de este año había 35.018 presos, pero la capacidad de las cárceles es para 30.169 reclusos, por lo que el hacinamiento es del 16,07 por ciento, según el último informe del Servicio de Atención Integral a Personas Privadas de la Libertad (SNAI).

Según la orden de indulto de Lasso, está destinado para aquellos que cumplan con los siguientes requisitos: sentencia ejecutoriada por robo, hurto, estafa y abuso de confianza, que tengan cumplida el 40 por ciento de la pena para los sentenciados por el Código Penal anterior y el 60 por ciento para los condenados por el Código Ogánico Integral Penal (COIP) y sin procesos penales o investigaciones previas en curso.

«Estamos poniendo orden y control a los mal llamados centros de rehabilitación. Hay que ir más allá, dar soluciones permanentes con auténtica e integral rehabilitación. Son seres humanos que cometieron errores y están pagando su deuda a la sociedad. La tarea es compleja pero no imposible», ha agregado el mandatario.

El Gobierno de Ecuador plantea solucionar la crisis penitenciaria enfocándose en la rehabilitación de los presos, porque, según ha explicado Lasso, el 45 por ciento de los detenidos tiene famlia e hijos y el 43 por ciento tiene entre 18 y 30 años.

Desde que Lasso llegó al poder en Ecuador, es el tercer decreto de estas características que ha firmado. Anteriormente ya firmó otros decretos para indultar a presos sentenciados por infracciones de tránsito y personas con enfermedades terminales.