“Necesito saber dónde están las piernas de Pablo Urdangarin”. La polémica saltaba este sábado en las redes sociales al convertir en viral la imagen que, unas horas antes, había difundido la agencia Europa Press de Juan Carlos I junto a sus hijas, las infantas Cristina y Elena, y cinco de sus nietos. El motivo eran las sospechas de que la misma podía haber sido manipulada a partir de un detalle: no se veían las piernas de Pablo Urdangarin, situado justo en segunda fila del grupo junto a sus hermanos Juan Valentín y Miguel, de los que sí eran visibles parte de sus extremidades inferiores. La polémica obligaba al rey emérito a difundir una segunda imagen del grupo horas después, en la que, esta vez sí, se veía las piernas del segundo hijo de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin.

Según detallan a EL PAÍS desde Europa Press, la foto que ha levantado la polvareda llegó a su redacción en la tarde del viernes, después de que un amigo del rey emérito se pusiera en contacto con la dirección de la agencia para ofrecer la instantánea. Según explicó esta fuente, la idea de su difusión era del propio monarca, que estaba “muy contento” por la visita de sus hijas y nietos, la primera que recibe el monarca desde que, el pasado 5 de marzo, anunció en una carta que seguiría residiendo permanentemente en Abu Dabi, incluso después de que la Fiscalía archivase las tres investigaciones abiertas sobre sus finanzas.

“La imagen llegó a la dirección por Whatsapp y se distribuyó a los clientes sin ser tocada para nada”, señalan fuentes de Europa Press, que aseguran que la misma se había realizado presuntamente ese mismo viernes, instantes antes de que fuera recibida en la agencia. La dirección de esta decidió que se difundiera junto a un breve texto. “En ningún momento notamos nada raro en ella, por lo que se distribuyó entre los clientes junto a un texto al considerar que en un día como ese, de escaso volumen informativo, levantaría interés”, añaden.

Sin embargo, este sábado saltaba la polémica, por lo que la agencia se puso en contacto, en al menos dos ocasiones, con la persona del entorno de Juan Carlos I que se la había hecho llegar el día anterior: “En todo momento negó que la fotografía estuviera manipulada”. Poco después, esta misma fuente enviaba una segunda imagen con los mismos personajes, aparentemente tomada en el mismo momento y en el mismo lugar, aunque cambiados de posición. En esta sí se veía parte de las piernas y los pies de Pablo Urdangarin. Europa Press la difundía poco después.

El rey emérito, de 84 años, abandonó España en agosto de 2020 “ante la repercusión pública que están generando ciertos acontecimientos pasados”, señalaba en la carta que difundió en marzo en referencia a las supuestas irregularidades fiscales por las que había sido investigado por la Fiscalía. En la misiva remitida hace unas semanas tras el cierre de estas pesquisas, Juan Carlos I anunciaba su intención de viajar a España “con frecuencia”, aunque todavía no lo ha hecho.

El rey emérito tiene aún pendiente ante la Justicia británica una demanda por hostigamiento, difamación y vigilancia ilegal por parte de Corinna Larsen. El pasado 29 de marzo, el juez británico Matthew Nicklin sostuvo su decisión de negar la inmunidad al exmonarca y abrió la puerta a un juicio oral, que podría celebrarse a partir de julio. Además, el pasado lunes se conocía que Izquierda Unida (IU), el Partido Comunista de España (PCE) y el Foro de Abogados y Abogadas de Izquierda habían acudido al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) de Estrasburgo para denunciar el archivo de la investigación sobre Juan Carlos I en España.