Las tropas rusas están atacando con fuerza este lunes en el sur de Ucrania, donde han bombardeado la ciudad de Mikolaiv, entre la localidad de Jersón, capturada la pasada semana, y Odesa, la principal urbe en la costa del mar Negro, bajo control de las autoridades ucranias. Mikolaiv, de 480.000 habitantes y con uno de los tres puertos más grandes del país, ha estado bajo el fuego de las fuerzas rusas desde hace días, aunque el viernes, el Ejército ucranio logró repeler una ofensiva. En la mañana de este lunes, en el duodécimo día de la operación lanzada por el presidente ruso, Vladímir Putin, sus tropas han lanzado un nuevo ataque de artillería contra la ciudad. Su captura sería un avance importante en su camino hacia Odesa (casi un millón de habitantes) y otro punto más de control de la costa hacia el mar Negro. Los ataques se han cebado también con Járkov, al norte del país, mientras se estrecha el cerco de Kiev, que se prepara para resistir. La violencia no cesa al tiempo que Moscú propone la apertura este lunes de corredores humanitarios, pero principalmente hacia Rusia y Bielorrusia. Según el último informe de la ONU, 406 civiles han perdido la vida desde el 24 febrero, primer día de la ofensiva, aunque reconoce que la cifra real será mucho mayor.

Rusia había anunciado que mantendría un alto el fuego temporal este lunes para que la población de la capital y de otras localidades como Mariupol (sudeste), Járkov o Sumi (ambas en el norte), las tres golpeadas por las bombas, saliera a través de corredores humanitarios. Sin embargo, la mayoría de las rutas diseñadas por Moscú conducen a ciudades rusas o a Bielorrusia. Los pasillos se iban a establecer a partir de las diez de la mañana, hora de Moscú (ocho, hora peninsular española). Desde Kiev y Járkov, el Kremlin solo plantea evacuaciones a Rusia —desde la capital, primero pasando por Bielorrusia y luego por vía aérea—, donde los refugiados se instalarían en “centros temporales”. Y desde Mariupol y Sumi, el Gobierno ruso ha anunciado dos corredores, uno con destino al centro de Ucrania y otro, Rusia.