Miembros del Congreso de Estados Unidos tienen «suspendido» el desembolso de la ayuda económica que el Gobierno de Biden ha prometido para apoyar la misión multinacional en Haití. En total son 40 millones de dólares que estarían destinados para cubrir los gastos esenciales del despliegue de militares kenianos en la vecina nación.

Según han detallado varios medios estadounidenses, Michael McCaul, presidente republicano del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, y el senador Jim Risch, el republicano de mayor rango en Relaciones Exteriores del Senado, han dejado en pausa la suma económica solicitada por el Departamento de Estado de Estados Unidos, advirtiendo a la administración que necesitan «muchos más detalles» antes de obtener más fondos.

Esta semana, el congresista Adriano Espaillat indicó a Diario Libre que los legisladores republicanos están esperando recibir varios informes para poder aprobar la ayuda económica para Haití, y detalló que para poder entregar los fondos, estos han solicitado el plan de acción que se ejecutará para la incursión de la fuerza multinacional; un informe sobre la formación del Consejo Presidencial de Transición, el cual guiará el proceso para la celebración de elecciones en Haití, además de un reporte de 30 páginas en el que se especifique cómo se gastaron los 10 millones de dólares que Estados Unidos entregó a Kenia para entrenamiento militar.

Asesores del Congreso dijeron que el dinero retenido podría impedir el despliegue de la fuerza policial keniana en Haití, a menos que otro país intervenga para llenar el vacío. Los 40 millones de dólares cubrirían los gastos esenciales de la misión, según detalló el portal de noticias Reuters.

El Departamento de Estado está colaborando con el Congreso para aprobar los fondos, dijo un alto funcionario del Departamento de Estado. «Creemos que es fundamental para el despliegue», dijo el funcionario, que habló bajo condición de anonimato.