En el octavo día de ofensiva rusa contra Ucrania, delegaciones de Kiev y Moscú han vuelto este jueves a sentarse en una mesa de diálogo para abordar el conflicto. El encuentro no logró un alto el fuego y la guerra continuará, a la espera de un tercer encuentro que se celebrará casi con toda probabilidad a principios de la próxima semana. “Hemos acordado la creación de corredores humanitarios para la salida de civiles”, ha anunciado Mijaílo Podoliak, asesor del presidente ucranio, Volodímir Zelenski, aunque no es segura una tregua durante la salida de la población. “Es posible que haya un alto el fuego en el momento de la evacuación allá donde se desarrolle”, agregó el consejero, según recoge la agencia Interfax. La parte rusa abundó en la misma idea y dejó en el aire la posibilidad de un cese de hostilidades durante las evacuaciones. “La cuestión clave que resolvimos hoy ha sido la protección de la población civil”, dijo el jefe de la delegación rusa, Vladímir Medinski. El diplomático consideró solo “posible” un alto el fuego durante la salida de los civiles.

Las conversaciones tuvieron lugar en la región bielorrusa de Gómel, donde el régimen de Alexándr Lukashenko ejerció de mediador. “Hemos acordado continuar las negociaciones lo antes posible”, afirmó Podoliak, que admitió no estar contento con la reunión. “Por desgracia, no logramos los resultados que esperábamos”, reconoció el asesor.

Pese a las conversaciones y pese a que el Gobierno de Zelenski exige a Moscú que paralice su ofensiva, las fuerzas rusas atacan el corazón de ciudades como Kiev y Járkov y bombardean zonas civiles. El Kremlin, que ha agudizado la acometida ante la resistencia ucrania, no ha detenido los bombardeos. Al contrario, ha aumentado los ataques contra infraestructuras civiles.

a reunión de este miércoles constituye el segundo intento de establecer un canal diplomático entre Ucrania y Rusia. El primero, celebrado el lunes, no solo no logró un acuerdo, sino que en plena reunión, el presidente ruso, Vladímir Putin, bombardeó el centro de Járkov, la segunda ciudad más poblada de Ucrania, atacando bloques residenciales.

En esta segunda reunión, la seguridad de la delegación ucrania ha corrido a cargo de los servicios especiales del dirigente autoritario bielorruso Aleksandr Lukashenko, según Kiev, pese a que parte de las tropas de Putin están entrando a Ucrania desde ese país. Hace un mes que Rusia empezó a concentrar efectivos en Bielorrusia para, supuestamente, hacer maniobras militares conjuntas con Minsk.

En los ocho días transcurridos desde el primer ataque, las tropas de Putin no están teniendo un avance tan rápido como el que esperaba el Kremlin. Este miércoles, el Ministerio de Defensa ruso ha hecho pública por primera vez una cifra oficial de bajas, 498 muertos y 1.597 heridos, para desmentir “las incalculables pérdidas” que les atribuye “la desinformación promovida por Occidente”. Esta cifra de muertos en combate es tres veces menor que la que ofrece Ucrania de bajas de soldados rusos, y es casi cinco veces más que la de sus pérdidas totales en Siria. Allí Rusia envió paramilitares, y se sospecha que también están infiltrados en territorio ucranio y que esperan el momento para intervenir, según los servicios secretos ucranios y de Estados Unidos.