El número de fallecidos en los devastadores incendios que azotan la región de Valparaíso, a 100 kilómetros al oeste de Santiago, aumentó a 112, de los cuales solo 32 han podido ser identificados, informó la noche de este domingo el subsecretario de Interior chileno, Manuel Monsalve.

Tras la reunión del Comité de Gestión del Riesgo de Desastres (Cogrid), en base a los últimos datos recogidos por el Servicio Médico Legal (SML), Monsalve detalló que habría un total de casi 40,000 personas afectadas por la destrucción de viviendas –sea por completo o de menor intensidad.

Según la proyección oficial, que aún tiene que ser verificada sobre terreno, en Viña del Mar habría una afectación de hasta 12,122 viviendas, mientras que en Quilpué, otro de los epicentros del fuego, serían 2,700.

La autoridad confirmó que se espera que las condiciones climáticas de hoy se mantengan para mañana, para facilitar las labores de extinción: «El principal cambio es que vamos a dejar de tener condiciones extremas, se mantendrán altas temperaturas, pero no extremas, y tendremos nubosidad en las mañanas, lo que es más favorable para el control de incendios», explicó.

Los pronósticos apuntan a que, si el clima y los trabajos se mantienen, el foco de mayor magnitud, el de la Reserva Lago Peñuelas/Las Tablas, al costado de la principal autopista de la zona, que ya ha quemado cerca de 8,500 hectáreas, y el de Lo Moscoso, en Quilpué, con 1,550 hectáreas abrasadas, podrían ser controlados durante los próximos días.

El Gobierno decidió adelantar el toque de queda desde las 18:00 hora local (21:00 GMT) en los sectores que aún no han sido evacuados de las localidades de Quilpué, Villa Alemana, Limache y Viña del Mar, una medida que busca facilitar las labores de rescate y despejar las vías de evacuación.

Por la simultaneidad de los fuegos y el lugar donde se iniciaron, las autoridades creen que varios incendios podrían haber sido intencionados.

Según el balance entregado por Monsalve, hay 165 incendios contabilizados en el país, 11 más que el sábado, de los cuales 40 siguen en combate, 112 están controlados y cuatro extinguidos.

Si bien hay fuegos de menor intensidad en prácticamente todas las regiones del centro y sur del país, la tarde de este domingo saltaron las alarmas por un incendio forestal en la comuna de Galvarino, en la región sureña de La Araucanía que, según informó el subsecretario, hasta ahora ha calcinado 10 hectáreas y ha requerido la evacuación de los vecinos de la zona.

«El combate de incendios se está llevando adelante en distintos lugares de Chile. No hay ningún lugar que vaya a quedar desprotegido», concluyó.