En lo que va del año, la República Dominicana ha sido testigo de una serie de feminicidios que han sacudido a la sociedad. Desde el 1 de enero hasta el 9 de diciembre al menos 50 mujeres han fallecido en diferentes puntos del país, producto de la violencia de intrafamiliar.

Cada historia es única, sin embargo, comparten un denominador común: el patrón de violencia ejercido por parejas o exparejas exponiendo una problemática arraigada en relaciones tóxicas y en la falta de medidas preventivas.

Pese a que las autoridades dominicanas han ampliado los programas de concientización para evitarlos, la realidad de los feminicidios en el país no cesa.

Recientemente la Organización de las Naciones Unidas (ONU), indicó que una de las asignaturas pendientes en República Dominicana es reducir sustancialmente la violencia contra las mujeres. Este es el segundo país en América con estos casos tras registrar 2.9 feminicidios por cada 100,000 mujeres. 

A punto de entrar entre las víctimas

Marilenny Burgos estuvo a punto de ser contada entre las mujeres que fallecieron a manos de sus parejas en lo que va de año. Su expareja le propinó al menos siete puñaladas tras salir de la cárcel. El hombre fue beneficiado con una variación de la medida de coerción que pesaba en su contra por violencia de género.

El trágico suceso se registró la noche de este viernes en el sector San Martínez del municipio San Francisco de Macorís, provincia Duarte.

La mujer recibe atenciones en un centro de salud, tras las agresiones provocadas por el padre de sus tres hijas.

«Papi no mate a mami, ay papi no mate a mami, ay no me mate a mi mami», gritaban las niñas mientras veían que su padre intentaba acabar con la vida de Marilenny, según el testimonio de la madre de la víctima, quien manifestó que el agresor no tuvo compasión para cometer el hecho.

El victimario entró a la casa de la mujer de manera forzosa, rompiendo la puerta y la cerradura. Entre llantos, Mary Luz Rosario, madre de la víctima, expresó que este ataque a su hija pudo evitarse, sin embargo, la Corte de Apelación de San Francisco de Macorís le varió la medida cautelar al agresor, imponiendo una garantía económica de 10,000 pesos.

Las fallecidas

En el mes de noviembre resultó muerta Yamel Andreina Medina, de 24 años, en la comunidad Ojeda del municipio Paraíso, provincia Barahona.

Su agresor fue identificado como Ezequiel Terrero Sánchez (Kenké), de 54 años, quien tras cometer el hecho se suicidó.

En octubre se registraron al menos tres feminicidios. El pasado 24 de ese mes, un hombre mató a su pareja tras golpearla en el cementerio Santa Fe, de la carretera Hugo Chávez de San Pedro de Macorís.

La víctima fue identificada como Arelis Richardson, de 47 años, quien murió a consecuencias de trauma craneal por golpe contuso en la cabeza, según diagnóstico del médico legista que hizo el levantamiento del cadáver.

La mató de un puñetazo

Un día antes, el 23 de octubre, Mary Luz Fabián, de 38 años, murió tras recibir un puñetazo de su pareja frente a uno de sus tres hijos.

El hecho ocurrió en la calle Hollywood, en el kilómetro 13 de la carretera Sánchez, en Santo Domingo Oeste, luego de una discusión que la pareja había tenido.

Iniciando el mes de octubre, también fue víctima Elizabeth de Paula, de 23 años, en la comunidad La Sabana de Yamasá, provincia Monte Plata.

De Paula fue agredida por su pareja identificado como Fernando Félix de la Cruz, frente a su hija de tres años.

La mujer fue encontrada por su madre rodeada de sangre en su habitación tras la alerta de la hija de la víctima.

Luego del hecho, Fernando fue detenido y pidió perdón a la familia de Elizabeth alegando que quería irse de la casa y estaba recogiendo su ropa para marcharse. Según él, Elizabeth lo agredió cuando aparentemente no quería que se fuera.

En el mes de septiembre se registraron dos casos. El día 11 un hombre mató a su pareja y luego se suicidó en el ensanche Isabelita, Santo Domingo Este.

La víctima fue identifica como Genara Rodríguez Disla, de 28 años, y el feminicida-suicida como Victorio Núñez, de 50.

Mientras que, el día 6 de septiembre, Janel de la Cruz, de 37 años, murió a manos de su pareja en la urbanización Las Praderas, en el municipio de Pedro Brand, provincia Santo Domingo. Tras cometer el hecho, el victimario se quitó la vida.

La pareja tenía alrededor de dos años viviendo juntos y tenían un negocio en conjunto.

El pasado 27 de agosto un hombre acabó con la vida de su expareja en el sector San Antonio del municipio de Yamasá, provincia Monte Plata.

La víctima fue identificada como Rosmelissa de la Rosa Contreras, de 21 años, quien fue agredida con un objeto de hierro.

Iniciando el mes de julio, un hombre mató a cuchilladas a su expareja en el sector Villa Consuelo del Distrito Nacional, y durante la persecución policial se lanzó al vacío del puente Francisco del Rosario Sánchez, conocido como la 17 y falleció.

De acuerdo al reporte policial, Robert Amparo mató a la joven Orquídea Ramírez, de 28 años, en la banca de apuestas deportivas en la que laboraba.

Trimestralmente Diario Libre recoge los nombres y las historias de las mujeres asesinadas por sus parejas o familiares en la serie Ellas se llamaban. Aquí registra las fallecidas desde el 1 de enero hasta 30 de junio.

En República Dominicana ocurrieron al menos 58 feminicidios durante el 2022Desde el 01 de enero hasta el 30 de diciembre, el país registra al menos 58 muertes de mujeres a mano de sus parejas y exparejas.Además de las muertes de estas mujeres, los agresores cometieron muertes ampliadas al acabar o intentar terminar con la vida de otras personas cercanas. Incluso, algunos de estos hechos violentos se realizaron delante de hijos procreados con la víctima o de alguna relación anterior. Unos 42 niños quedaron huérfanos.