El exprocurador general de la República Jean Alain Rodríguez llegó a un acuerdo con el exministro de Obras Públicas Víctor Díaz Rúa en el que deja en manos del segundo el mantenimiento del yate «Balbie».

Dicha embarcación fue uno de los inmuebles que le fueron incautados a Díaz Rúa por su presunta vinculación en el caso de corrupción de los US$92 millones de sobornos que admitió la empresa Odebrecht haber pagado en el país.

De acuerdo con una nota emitida la tarde de este miércoles por la Procuraduría General de la República, “la lancha marca Pershing, de 60 pies de eslora, matrícula DL1930AF, consignada a Nutberry Limited BVI, REP, Leonardo Guzmán Fon B.”, sigue bajo custodia del Ministerio Público, “al amparo de la Resolución número 0069/2017 emitida por el juez Francisco Antonio Ortega Polanco, el 19 de septiembre de 2017”.

Sin embargo, la nota también refiere el “Acto de Inmovilización”, firmado el 1 de noviembre de 2017 por el entonces procurador Rodríguez, el imputado Díaz Rúa y su abogado Ramón Núñez, de la que cita: “Esta inmovilización implica que la mencionada embarcación será conservada por sus detentadores, asumiendo los costos de su mantenimiento, guarda, custodia, pago de muelle…”

También, deja en manos de los detentores “el mantenimiento de motor, componentes eléctricos, casco, limpieza de hélice, desodorización, corrosión, pintura y cualquier otro gasto conexo a su cuidado; estableciéndose mediante este acto que la embarcación tiene atracadero en el muelle H-4, Casa de Campo, La Romana, RD, y que no podría movilizarse de allí, más que para su mantenimiento, sin alejarse de los linderos del muelle/o marina La Romana, Casa de Campo”, según dice la cita del documento que compartió la Procuraduría.

El acto de inmovilización forma parte de los documentos probatorios que presentó el Ministerio Público contra Díaz Rúa, con el interés de demostrar (así se plantea en la decisión del juez Ortega Polanco que ordena el juicio de fondo) que la embarcación estaba inmovilizada.

“Las pruebas citadas demuestran que el imputado Víctor José Díaz Rúa se hizo de este yate de lujo, valorado en unos cinco millones de dólares estadounidenses (US$5,000,000.00), adquirido con fondos provenientes del lavado de activos”, planteó el Ministerio Público en su acusación.

Consultado el respecto, al abogado de la defensa de Díaz Rúa, Ramón Núñez, indica que se trata de un depósito que permite la ley para evitar el deterioro del bien.

La procuradora de Corte Damia Veloz Hernández, responsable de la Dirección de Custodia y Administración de Bienes Incautados de la Procuraduría, indicó –en la nota que envió la Procuraduría- que no sabe “de dónde sacaron que esa lancha había sido devuelta al imputado Díaz Rúa”.