La muerte a tiros de agentes de la Armada de la República y de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) ha causado revuelo entre los familiares de los fallecidos, que cuestionaron el accionar de los miembros de la Dirección Central de Investigación (Dicrim) la tarde del pasado viernes, 29 de diciembre, al disparar contra ellos.

Ante la compleja situación, el caso fue adscrito al Ministerio Público, quienes investigan los hechos, no la propia Policía Nacional, conoció Diario Libre a través de una fuente.

De acuerdo con el informe establecido por la Policía Nacional, los agentes murieron baleados en medio de un «intercambio de disparos«, cuando eran perseguidos tras supuestamente pertenecer a una banda delictiva. Sin embargo, sus familiares aseguran que la institución del orden «miente».

La madre del fallecido Nicolás Eladio Buten asegura que los agentes de la Policía Nacional los mataron para ocultar información.

«¿Qué querían esconder? ¿A quién querían camuflajear? ¿Qué era lo que pasaba que tuvieron que matarlo para resolver?», son algunas de las preguntas que atormentan a la familia del agente Nicolás Eladio Buten, a quien describieron como un hijo ideal y ejemplar, por lo que dudan que pertenezca a alguna banda criminal, como argumenta la Policía.

Mayra Nicolás, la madre del fallecido, retó a cualquier persona a que le pruebe la supuesta vinculación de su hijo con actos criminales y dijo que Nicolás Eladio Buten fue tratado «como un perro» al matarlo tras ser apresado.

Similar posición tiene el hermano de Sandro Miguel García, Ángel García, quien manifestó que «la Policía Nacional mintió» al indicar que la situación que se originó fue un «intercambio de disparos«, por lo que pide a las autoridades investigar el caso.

«Es difícil cuando usted ve en un video ahí que un familiar suyo lo agarran vivo y luego aparece ejecutado, es muy lamentable el caso, pero ése es el sistema dominicano», expresó Áng