El presunto delincuente José Antonio Figueroa, reconocido en los círculos criminales como «Kiko la Quema», parece haberse esfumado sin dejar rastro.

El pasado 21 de noviembre el alto mando de la Policía Nacional activó operativos de búsqueda de Kiko, acusado junto a los integrantes de una supuesta banda que se dedica a cometer homicidios, robos, secuestros, sicariatos, microtráfico de drogas, cobros compulsivos, extorsión, tráfico de armas, invasión de terrenos y lavado de activos.

De acuerdo con los informes policiales, la banda de «Kiko la Quema» opera en varias comunidades de San Cristóbal, sobre todo en su municipio natal, Cambita Garabitos.

El llamado del presidente Abinader

Un día después, el 27 de noviembre, el presidente Luis Abinader le pidió al «delincuente» que se entregara. Reveló que era el más buscado por los organismos de seguridad.

«Su lugarteniente está en 29 (muerto) y, desgraciadamente, parte de su personal también. Lo que a él le conviene es entregarse, porque ya no va a encontrar apoyo a nivel medio ni a nivel más alto», expresó el jefe de Estado en la ocasión. También, dijo que éste estaba en el «top one» (número uno) en la lista de búsqueda por las autoridades.

Pese a los llamados realizados por las autoridades locales , «Kiko la Quema» permanece prófugo de la justicia, como si se lo hubiese tragado la tierra.

En la comunidad de Cambita Garabitos se han realizado en este mes amplios operativos tras su búsqueda, sin ningún resultado.

Operaciones tras operaciones

Las intervenciones han sido encabezadas por agentes de Operaciones Especiales (Lince) de la Policía Nacional, las cuales han sido criticadas por los comunitarios ante la forma «atropellante» que afirman que han sido ejecutadas.

Sobre estos operativos, el alcalde del municipio de Cambita Garabitos, José Peña, los calificó de «inteligencia bruta«. Expresó que el municipio necesita un respiro ante la forma utilizada por los agentes para dar con el paradero de Kiko la Quema.

«Cambita se encuentra aterrorizada con los operativos de la Policía y el Dicrim. En tal sentido, estamos llamando a la prudencia, porque no nos oponemos de ninguna manera al trabajo que está realizando la Policía, el Dicrim y los organismos de seguridad, pero sí, Cambita necesita un respiro, necesitamos paz», manifestó la semana pasada Peña.

Denuncia de los comunitarios

Varios comunitarios del barrio Lucinda, en el municipio Cambita Garabitos, denunciaron a Diario Libre que los agentes continúan los operativos en la zona en busca de «Kiko la Quema».

Según indicaron, recientemente hicieron un rastreo en el barrio ingresando a los hogares y rompiendo las puertas, como parte de su intensa búsqueda del presunto delincuente y los demás prófugos que figuran en la red.

«Abre la puerta que tú tienes a Kiko», fueron las palabras que la mayoría de los comunitarios escucharon el viernes y sábado cuando se presentaron los agentes de Operaciones Especiales (Lince) por la zona.

De acuerdo con los lugareños, estos operativos estuvieron plagados de atropellosgolpes, rotura de puertas y ventanas de las casas. Sacaban gavetas y chequeaban en todos los rincones.

Expandir imagen

[object HTMLTextAreaElement]

Agentes de los Lince durante operativos en la comunidad Cambita Garabitos. (DIARIO LIBRE/ DANIA ACEVEDO)

Hijo de «Kiko la Quema«, entre los apresados

La Oficina de Atención Permanente de San Cristóbal impuso este 14 de diciembre un año de prisión preventiva, como medida de coerción, en contra de dos hombres a quienes el Ministerio Público acusa de pertenecer a una organización criminal dedicada al narcotráfico y lavado de activos, supuestamente encabezada «Kiko la Quema«.

Los imputados son: el teniente coronel retirado de la Policía Nacional, Elvi de la Rosa de León, y Ángel Miguel Figuereo, hijo del prófugo.

Además, se impuso medida de coerción consistente en garantía económica de 30 mil pesos en efectivo, impedimento de salida del país y presentación periódica ante el Ministerio Público contra Jonathan Emeterio Lorenzo.

En el caso de De la Rosa, en su condición de miembro retirado de la Policía Nacional, cumplirá la medida en la cárcel policial del Centro de Operaciones Especiales, mientras que Figuereo lo hará en el centro CCR-17 Najayo Hombres, en San Cristóbal.

También le fue impuesta la prisión preventiva a Wilkin Lorenzo Moreta y presentación periódica a Ana Luisa de Jesús, a quienes también implican en la alegada red encabezada por «Kiko la Quema«.