Creado bajo la ley Ley 10-91 del Colegio Dominicano de Periodistas,esta institución que busca el fortalecimiento de la clase en los diferentes aspectos de sus funciones,requiere con urgencia una restructuración profunda que le permita responder a las necesidades de sus miembros en la actualidad.

La revolucion comunicacional que ha experimentado el mundo como consecuencia de la presencia del internet en la vida de la gente, así como las leyes que se han estructurado para regir el funcionamiento de las empresas y sus trajadores,entre otras razones hacewn urgente un nuevo enfoque en el accionar del Colegio de periodistas de la República Dominicana.

Ahora que estamos en transformaciones en todos los ámbitos de la vida de la República Dominicana, es necesario abrir el debate en dos vertientes,una en lo concerniente al funcionamiento de la institucion como tal,y el otro permitiendo la participaciond e sectores que pueden aportar a que los periodistas puedan vivir mejor.

El alcaico sistema de que el presidente tenga que aparecer como » el santo cachón» cada cierto tiempo para permitir que la vida de los periodistas que ya agotado su existencia sirviendo informaciones a diestra y siniestra debe cesar y en cambio es necesario la creación de un mecanismo de ley que regule de manera justa esa situación

Este sistema de pensiones para los periodistas es pernicioso y dañino, habida cuanta de que permite, por una parte la injerencia política solapada en el Colegio Dominicano de periodistas y dentro de la misma institución, sirve de cardo de cultivo al clientelismo institucional de los dirigentes del CDP

Bajo el actual esquema,el CDP es una institución que hace rato cumplió su rol de abanderado de una lucha social ya superada y por lo tanto hay que actualizarlo para que sea un ente activo y dinámico acorde con el rol que deben cumploir los comunicadores en todos los aspectos de la vida.