El presidente Luis Abinader inauguró un play de béisbol, un puente, un destacamento y un liceo secundario en San Cristóbal, en un recorrido durante la tarde de este jueves en el que también dio inicio a la construcción de otras dos obras.

A la comunidad de Najayo le fue entregado el liceo Profesor Adán Santana Sierra, con 13 aulas, salón para profesores, área administrativa, de orientación psicológico, enfermería, biblioteca, salón multiuso, cocina, comedor, instalaciones deportivas y parqueo.

Empezada a construir durante la gestión de gobierno pasada, la obra costó en total 82 millones de pesos. Su terminación no había sido posible, debido al nudo legal en el que se encuentran unas 600 obras por haber excedido su presupuesto más allá de lo que permite la ley, según las explicaciones del ministro de Obras Públicas, Deligne Ascensión.

El funcionario afirmó que en los próximos meses un centenar de esas obras serán terminadas porque la institución trabaja en agilizar sus procesos

En la misma comunidad se efectuó un acto para iniciar los trabajos de una funeraria municipal con fondos de la Empresa de Generación Hidroeléctrica Dominicana (EGEHID). Junto a la funeraria se van a materializar un centro comunal, un local de la asociación de estudiantes de Cambita, una unidad de atención primaria, una cancha deportiva, aceras y contenes.

El presidente Abinader también dejó en servicio un nuevo puente sobre el río Yubazo, en la comunidad de Cambita, construido por el Ministerio de Obras Públicas, cuya inversión supera los 54 millones de pesos.

El puente tiene una longitud de 42 metros, un ancho de 9.30 metros y cuenta con una pila central y dos estribos fundados sobre pilotes metálicos.

Junto a José (Neney) Cabrera, encargado de los Programas Especiales y Proyectos Estratégicos de la Presidencia, el mandatario dio inicio simbólico a la construcción de 50 viviendas ecológicas para familias que quedaron damnificadas luego del ciclón George en el año 1998.

Serán construidas en unos terrenos cedidos por el municipio en Sainaguá, con un tamaño de 38 metros cuadrados cada una. Contarán con una galería, sala, comedor, cocina, baño y dos habitaciones.

El presidente afirmó que los beneficiarios no solo tendrán una vivienda digna, sino un modo diferente de vivir y en sintonía con la naturaleza.

En compañía del ministro Administrativo de la Presidencia, José Ignacio Paliza, y de la ministra de Estado sin cartera, Geanilda Vásquez, Abinader cortó la cinta, además, para inaugurar un play en la comunidad El Carril.