SANTO DOMINGO.- El ministro de Educación de la República Dominicana, Roberto Fulcar, expresó este martes que aunque los estudiantes recibirán docencia desde sus hogares en el año escolar que inicia el próximo 2 de noviembre, unos cien mil profesores tendrán que acudir a las aulas.

El funcionario entiende que el aula es el lugar ideal para que el maestro imparta sus clases ya que si lo hace desde su residencia pudiera distraerse en cualquier momento.

Yo no me imagino acompañando a su grupo de 35 estudiantes en un chat de WhatsApp mientras se le pasa la olla en la que está cocinando o mientras ladra el perro, toca la puerta el vecino, se le presenta un problema o le da deseo de ver la novela”, sostuvo Fulcar durante un encuentro con los directores de medios en un hotel de la capital.

Fulcar precisó que los maestros que tendrán que acudir a las aulas serán aquellos que no sean escogidos entre los mejores de cada nivel, curso y área para que sean modelos en las transmisiones que se realizarán por los medios de comunicación convencionales.

“El lugar natural y adecuado de los profesores es el aula”, argumentó el funcionario, antes de agregar que “allí no tenemos amenaza de contagios porque cada maestro estará solo en su aula, con su escritorio y su pizarra, laptop con internet y acompañando a la realización de la tarea de los estudiantes que le dejó el profesor que le dio la clase”.

El alto dirigente del partido de Gobierno indicó que el rol de los maestros y maestras no cesa, “ahora probablemente con una mayor carga de responsabilidades”.

El ministro dijo que desea que en la medida que vaya bajando la pandemia los estudiantes que nunca han visto su profesor tengan la posibilidad, ya sea uno a uno, de ir y conocer su maestra.

Todos los profesores son dominicanos

Por otro lado, Fulcar dijo que todos los profesores que van a impartir clases en este año escolar son 100% dominicanos.

Manifestó, además, que ahora van a escoger los mejores para que den ciencias naturales a todos los niños del país, acción que calificó como una ventaja.

Asimismo, el ministro señaló que los estudiantes que para ese día cuenten con un dispositivo o la conectividad que el Gobierno dominicano le va a suministrar a través de todas las suplidoras de conectividad del país, “con las cuales tenemos prácticamente concluidos compromisos”, recibirán clases por internet.

Mientras que los que no dispongan de esos dispositivos, según Fulcar, van a recibir esas mismas clases a través de la radio, de la televisión y también se les llevará a sus hogares material impreso del ministerio de Educación.

“Es un esfuerzo de multimedia que estamos haciendo para lograr dos cosas fundamentales. En primer lugar, para lograr una brecha digital, la brecha de acceso a internet y la brecha a dispositivo tecnológico. Y en segundo lugar, para evitar que uno comiencen primero que los otros”.

Dijo que es su misión y compromiso estratégico no abrir más brecha sino cerrar brechas sociales en la República Dominicana.

“Le puedo asegurar que esto que estamos haciendo para garantizar educación a los niños de la frontera, los de la línea noroeste, los de Samaná, juntos con los de Naco, Piantini y Arroyo Hondo, para nosotros representa probablemente el más grande acto de justicia social que se haya producido en el campo oficial de la República Dominicana”, dijo Fulcar.

Enfatizó que a partir del 02 de noviembre una niña de Luperón, en Puerto Plata, va a estar recibiendo clases de matemáticas de cuarto grado impartida por una profesora que también se la impartirá a un alumno de la capital.

“Ese es un sueño que representa para nosotros un paso agresivo y revolucionario ante el tema de la inclusión y del cierre de las oportunidades educativas y sociales en nuestro país”, sostuvo el funcionario.

En el encuentro, Fulcar respondió preguntas de los comunicadores presentes.