El presidente de la República DominicanaLuis Abinader, reaccionó este sábado al ataque llevado a cabo por el grupo Hamás contra Israel en el que condenó las acciones y las consideró como hechos terroristas.

«Expreso mi enérgica condena a los ataqueterroristas de Hamás contra el pueblo de Israel«, publicó Abinader en X, anteriormente Twitter.

El mandatario sostuvo que «esta escalada de violencia impide las soluciones de paz que deseamos todos. Esperamos que se prefiera  la diplomacia a la guerra«.

Al menos 40 personas han muerto en Israel y más de 700 resultaron heridas por el ataque sorpresa por tierra, mar y aire desde Gaza del grupo islamista Hamás, que este sábado hizo estallar la guerra en la región. Milicianos palestinos que entraron a Israel capturaron unas 50 personas, según fuentes palestinas.

Según confirmó a EFE una fuente médica israelí, los fallecidos en Israel han superado la cuarentena y los heridos son más de 740 desde que empezó la ofensiva de Hamás a primera hora de la mañana, lo que ha llevado a una escalada bélica a la región sin precedentes que ha puesto contra las cuerdas a las autoridades israelíes.

A su vez, habría al menos una decena de palestinos muertos de Gaza, entre ellos un periodista y al menos diez milicianos palestinos, cuyos cuerpos fueron retornados a la Franja tras su incursión a territorio israelí, de acuerdo con fuentes de Gaza.

Según las últimas informaciones, hay al menos 60 milicianos que siguen dentro de territorio israelí y están combatiendo contra soldados y policías israelíes en múltiples lugares y comunidades israelíes en torno al enclave costero.

Milicianos de Hamás y de Yihad Islámica secuestraron a una cincuentena de personas en Israel, entre las que habría soldados y cargos militares, civiles y también migrantes de origen asiático, de acuerdo con fuentes palestinas y vídeos en redes sociales.

«Estamos en guerra»

«Estamos en guerra«, declaró el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en un discurso televisado en el que anunció una movilización masiva de reservistas del ejército. «No (en) una ´operación´, no (en) un ´asalto´, sino en guerra«.

«El enemigo pagará un precio sin precedentes», agregó prometiendo que Israel «devolverá el fuego con una magnitud que el enemigo no ha conocido».

En una reunión con altos cargos de seguridad más tarde en el día, Netanyahu dijo que la principal prioridad era «limpiar la zona» de infiltrados y, después, «cobrar un precio enorme al enemigo» y proteger otras zonas para que ningún otro grupo insurgente se una a la guerra.

La grave invasión coincide con el Simjat Torá, un día normalmente festivo en el que los judíos completan el ciclo anual de lectura de su libro sagrado, la torá, y revivió el doloroso recuerdo de la Guerra de Yom Kipur de 1973 casi 50 años después. Entonces, los enemigos de Israel lanzaron un ataque sorpresa en el día más sagrado del calendario judío.

Las comparaciones con uno de los momentos más traumáticos en la historia israelí agudizaron las críticas a Netanyahu y a sus aliados de ultraderecha, que han defendido medidas más agresivas contra las amenazas procedentes de Gaza. Los comentaristas políticos criticaron al gobierno por incapacidad para anticipar lo que parecía un ataque inédito de Hamas por su nivel de planificación y coordinación.

La respuesta israelí

El ministerio de Salud palestino en Gaza dijo el sábado que al menos 198 personas murieron y 1,610 resultaron heridas en el territorio en un ataque de represalia israelí.

Israel realizó una serie de ataques aéreos en Gaza y se han producido choques con hombres armados en la cerca fronteriza en torno del territorio.

Hamas, el grupo insurgente que gobierna la Franja de Gaza, lanzó al amanecer del sábado un ataque múltiple sin precedentes contra Israel, disparando miles de proyectiles mientras decenas de combatientes cruzaban la protegida frontera por tierra, mar y aire y pillando al país desprevenido en un importante feriado.

Varias horas después del inicio de la invasión, los insurgentes de Hamas seguían librando tiroteos en el interior de varias localidades israelíes, en una sorpresiva demostración de fuerza que conmocionó al país.

El servicio de emergencias israelí reportó que al menos 40 personas fallecieron y cientos más resultaron heridas en la incursión, que es el ataque más letal registrado en suelo israelí en años.

Al menos 561 heridos estaban siendo atendidos en hospitales israelíes, de los cuales al menos 77 estaban en estado crítico, según un conteo de The Associated Press basado en reportes públicos y llamadas a hospitales.