Bill Gates anunció este miércoles que donará 20.000 millones de dólares, una de las entregas filantrópicas más grandes de la historia, a su fundación para que pueda aumentar su gasto anual, preocupado por el “importante sufrimiento” causado por los contratiempos mundiales, entre ellos la pandemia del COVID-19.

En un ensayo en el sitio web de la fundación, Gates dijo que espera que “otros en posiciones de gran riqueza y privilegio den un paso adelante también en este momento”.

Con este enorme aporte, la Fundación Bill y Melinda Gates tiene previsto aumentar su presupuesto anual en un 50% respecto a los niveles anteriores a la pandemia, hasta alcanzar unos 9.000 millones de dólares en 2026. La organización espera que el aumento del gasto mejore la educación, reduzca la pobreza y restablezca el progreso mundial hacia el fin de las enfermedades prevenibles y la consecución de la igualdad de género que se ha detenido en los últimos años.

La donación, combinada con la realizada el mes pasado por Warren Buffett, miembro del consejo de administración de Berkshire Hathaway, de 3.100 millones de dólares, eleva la dotación de la Fundación Gates a unos 70.000 millones de dólares, lo que la convierte en una de las mayores, si no la mayor, del mundo, según las valoraciones diarias de las acciones.

“Pero las grandes crisis de nuestro tiempo requieren que todos hagamos más… Espero que dando más, podamos mitigar parte del sufrimiento al que se enfrenta la gente ahora mismo y ayudar a cumplir la visión de la fundación de dar a cada persona la oportunidad de vivir una vida sana y productiva”, dijo el fundador de Microsoft en un comunicado.

La copresidenta Melinda French Gates, quien se divorció del empresario en 2021 pero acordó continuar en la dirección de la fundación, dijo que el gasto adicional ayudará a proporcionar una “recuperación más justa e inclusiva”.