El primer ministro Justin Trudeau está reforzando el personal de la embajada de Canadá en Haití para trabajar más de cerca con los funcionarios de seguridad mientras Ottawa continúa presionando a los líderes políticos del país para que lleguen a un consenso para ayudar a manejar la crisis actual.

Según informó la agencia The Canadian Press, la noticia llega después de que el embajador de Canadá ante la ONU, Bob Rae, informara a los ministros y burócratas sobre su visita a Puerto Príncipe la semana pasada.

Rae se reunió con líderes políticos y grupos de base, a quienes Ottawa está presionando para encontrar un consenso sobre cómo ayudar al país, informó el medio CTV, citando a The Canadian Press.

Haití se enfrenta a una serie de crisis intratables y bandas violentas se han apoderado de la capital, Puerto Príncipe. Un brote de cólera se ha visto agravado por las bandas que limitan el acceso a la electricidad y al agua potable.

El país no ha tenido elecciones desde antes de la pandemia de COVID-19, y el primer ministro de Haití ha pedido una intervención militar internacional para acabar con las pandillas.