Un proyecto de ley sancionado el miércoles en el Senado obligará a todas las personas físicas e instituciones públicas o privadas a entregar cualquier tipo de información a la nueva Dirección Nacional de Inteligencia (DNI), iniciativa que aprobaron los legisladores y está pendiente de su promulgación u observación de parte del Poder Ejecutivo.

Aunque la obligación está consignada en el artículo 11 del proyecto, la Cámara de Diputados hizo una leve modificación al punto para que las informaciones se entreguen «protegiendo y garantizando el derecho a la intimidad y el honor personal».

Por el cambio que hicieron los diputados al referido artículo, el proyecto tuvo que ser devuelto al Senado, donde se aprobó esta semana. La Cámara Alta finalmente acogió la modificación y envió la pieza al Senado para su promulgación.

La pieza

El proyecto, que ahora solo está pendiente de promulgación y observación, transformará el Departamento Nacional de Inteligencia en una Dirección que estará dirigida por el Gobierno.

El artículo seis del proyecto de ley dispone que la DNI será el órgano coordinador del Sistema Nacional de Inteligencia y deberá guiar las actividades de Inteligencia y contrainteligencia relacionadas con la seguridad nacional que realicen los organismos militares, policiales y financieros del Estado, conforme al Plan Anual de Inteligencia.

A su vez, la iniciativa establece que la DNI estará bajo la dependencia del presidente de la República y le ordena prevenir y contrarrestar cualquier riesgo, amenaza o agresión a la Constitución, a las instituciones democráticas y a la seguridad nacional.

Unidades

El sistema será un órgano centralizado del Estado y estará integrado por la Dirección Nacional de Inteligencia (DNI), unidades militares, la Policía Nacional, la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) y los organismos estatales que por las informaciones que manejen puedan contribuir con el Sistema Nacional de Inteligencia.

Paso en el Congreso

El proyecto de la DNI estuvo en el Congreso desde el 2021, cuando el Poder Ejecutivo lo sometió al Senado. Perimió varias veces y fue asumido por los legisladores Milciades Franjul, Julito Fulcar y Pedro Tineo.