La Clínica Corazones Unidas fue condenada al pago de más de 6 millones de pesos con dos sentencias emitidas por tribunales del Distrito Nacional, por mala práctica médica cometida en contra de dos pacientes.

Angelina María Hernández y Milagros del Socorro Alba F. fueron las afectadas en estos casos, cuyas sentencias combinadas suman un gran total de 6 millones 875 mil pesos en compensaciones y costos acumulados.

En el primer caso, Hernández fue indemnizada con un millón 590 mil pesos tras sufrir un deterioro en su visión debido a la implantación incorrecta de lentes intraoculares para corregirle un problema de visión, lo que le dejó daños permanentes.

La sentencia 035-2023-SSEN-00954 fue emitida el 9 de octubre del año 2023 por la Segunda Sala de la Cámara Civil y Comercial del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Nacional.

La decisión judicial incluyó intereses acumulados desde la notificación el 16 de noviembre de 2023, calculados al 1.5 por ciento mensual.

Con otra sentencia civil, número 1303-2023-SSEN-00407, favoreció a Del Socorro Alba F. con el pago de un millón 750 mil pesos, que se incrementó en 3.5 millones de pesos con el duplo de 1.5 por ciento del monto dictado por la sentencia.

El dispositivo judicial ordena el pago del monto como compensación después de que se descubrió una gasa dejada en su pecho cerca del corazón durante una operación en la misma clínica.

Había acudido al centro de salud para colocarse un stent para corregir un problema cardiovascular, le fue dejada una gasa en la cirugía para colocarle el dispositivo, error que fue corregido mediante una intervención quirúrgica en Estados Unidos.

Como consecuencia de ambas sentencias, fueron embargadas las cuentas de Clínica Corazones Unidos en diferentes bancos comerciales.

Uno de los abogados de las pacientes, licenciado Gilberto Objío Subero, explicó que la clínica no cuenta con un seguro de responsabilidad civil médica que respalde estos casos, por lo que se procederá a continuar con las acciones judiciales necesarias para asegurar la compensación.

“Estos incidentes resaltan los riesgos asociados a las prácticas médicas y la importancia de los mecanismos de responsabilidad y compensación en el sistema de salud dominicano”, comentó el abogado especializado en derecho médico.

En los últimos días han salido a relucir otras sentencias que condenan al hospital Ney Arias Lora y al Centro de Cirugías Plásticas y Especialidades (CECIP) al pago de sumas millonarias, y en este último a un mes de prisión al cirujano plástico Asmín Aquino, ambos por mala práctica médica.