Miles de haitianos ingresaron ayer por la frontera, para participar en los mercados fronterizos de las provinicas Dajabón y Pedernales, en víspera de la celebración de la Cena de Nochebuena que tradicionalmente se realiza los 24 de diciembre.

En Dajabón, desde bien temprano se apostaron en el puente fronterizo del lado de Haití, para ser de los primeros en hacer comercio, cuando las autoridades dominicanas les permitieran la entrada a la provincia de Dajabón.
A las 8:00 de la mañana la puerta dominicana fue abierta y desde entonces y de manera moderada para mantener un control, los militares del Cuerpo Especializado en Seguridad Fronteriza Terrestre (CESFRONT) permitieron la entrada a los extranjeros mientras que otros esperaron su oportunidad.

Ante la situación, el presidente de la Federación de Comerciantes, Freddy Morrillo, dijo esperar que en lo adelante el comercio con los haitianos no vuelva a paralizarse por el cierre de la frontera de ambos lados, como sucedió recientemente.

Morillo afirmó que mantendrán el diálogo con los mercaderes de la comunidad haitiana de Juana Méndez para mantener la paz, que se requiere en este tipo de actividad comercial.

Mientras que el mercado fronterizo con Pedernales continuó desarrollando sus actividades comerciales normales, donde cientos de haitianos entre vendedores, visitantes y dominicansos ocuparon los cubículos y las aceras que se habían mantenido vacías durante varios meses, primero por el cierre de la frontera, y luego por el temor generado como consecuencia de los conflictos en otros mercados fronterizos como Dajabón y Elías Piña.

La ruta de entrada y salida de la comunidad de Anse-á-pitre lucía repleta de haitianos a pie y en vehículos, para cruzar por el riachuelo cargados de mercancías y para también transportar compatriotas que llegan de regreso desde comunidades dominicana con hijos y otras familias, para pasar las fiestas navideñas.

A estos movimientos se suma el cruce de motocicletas de tres ruedas, camiones de camas y furgones, que fueron observados al frente de las oficinas de Aduanas, que se trasladaron desde su territorio en busca de cargas de ajuares de familias, transportar harinas de trigo, materiales de construcción y otros materiales. La dinamización beneficia también al motoconcho dominicano, que transportan pasajeros y bultos de dominicanos y haitianos.

Vigilancia en entrada y salida

El Cuerpo Especializado en Seguridad Fronteriza Terrestre (Cesfront) mantuvo en las entradas y salidas una estricta vigilancia.

 

Normalidad en en el comercio

Los mercados fronterizos se desarrollaron ayer con normalidad, pese a la masiva participación de dominicanos y haitianos en la compra y venta de todo tipo de mercancías.