A pesar de la disminución en el suministro de la energía eléctrica por interrupciones en el servicio en distintas zonas del país en lo que va de año, las pérdidas de energía de las empresas distribuidoras de electricidad (Edes) aumentaron en un 13.9 % en julio de este 2023, si se compara con el mismo mes del año pasado.

De acuerdo con el boletín informativo de distribución y comercialización de energía de las Edes del Ministerio de Energía y Minas (MEM), se incorporaron 83,007 nuevos clientes a la cartera de las tres empresas distribuidoras: Edeeste, Edesur y Edenorte.

Sin embargo, los usuarios a los que se les cobró por el uso de la electricidad servida disminuyeron en un 0.7 %, es decir, a 17,338 personas no se les cobró la energía que consumieron.

De esa cantidad se le registró el consumo a 2,870,256 clientes, pero solo se les pudo cobrar la factura de 2,361,415 personas, para una variación de 17 % en la balanza de gestión de cobros.

Para comprender el comportamiento de la distribución y comercialización de energía, el informe del Ministerio de Energía destaca los indicadores de gestión en los que resalta los índices de pérdidas, cobranza y recuperación de efectivo.

En ese orden, subraya que las pérdidas de las Edes son de un 35.2 %, el parámetro más alto de julio de 2022, cuando se ubicó en 30.9%, a igual mes de este año.

Lo «positivo» en los indicadores

Lo positivo para el sector eléctrico es que ha habido una mejoría en la gestión de cobro de las Edes, con un aumento del 4.8 %, pasando del 91.2 al 95.6% de julio del pasado 2022 a igual mes de este año.

Con relación a la «recuperación de energía» se indica una reducción de 2.1 %, llevando los niveles del 63.5 al 62.1 %. En cuanto al efectivo, el documento cita una reducción del 1.7 %, al disminuir al 61.9 % el índice de retorno económico al cierre de julio del corriente 2023.

La gestión de compra y venta

El Centro Regional de Estrategias Económicas Sostenibles (Crees) indica que la diferencia entre el precio al que las Edes compran la energía y el precio al que la venden se le conoce como margen de venta; mientras más grande sea este margen, más ingresos generan las distribuidoras para cubrir sus gastos y otros costos.

El precio medio de compra de energía en julio de 2023 se ubicó en 15.92 centavos de dólar mientras que el de la venta promedió 17.95 centavos por el kilovatio hora (kw/h). Esto representa una reducción del 10.2 y del 5.3 %, respectivamente, lo que coloca el margen para comercialización en 2.05.

  • En una publicación explicativa, la entidad destaca una leve mejoría en los márgenes durante el periodo enero-junio de este año, al pasar de 0.58 centavos a 1.57 centavos de dólares, lo que representó un 168 %.

«La apreciación del peso y la disminución de los precios del petróleo han contribuido a los mayores márgenes de venta de las Edes, expresados en dólares. Estos márgenes más altos han permitido a las Edes generar más ganancias, pero no han sido suficientes para compensar sus pérdidas estructurales», indicó en su publicación.

Pero señaló: «Pese a verificar estos márgenes positivos, las empresas distribuidoras siguen siendo una carga para el sector público y, por tanto, para el contribuyente, debido a su ineficiencia y a las pérdidas que las mismas generan».

Advirtió que las transferencias del gobierno central fomentan que las Edes continúen funcionando con pérdidas, sin buscar formas para evitar incurrir en ellas.