Doris Pantaleón
doris.pantaleon@listindiario.com
Santo Domingo, RD

La caspa, la tiña del cuero cabelludo, escabiasis y lesiones por picaduras son las principales causas de consulta que registra el Departamento de Pediatría Dermatológica del Instituto Dermatológico y Cirugía de Piel “Dr. Huberto Bogaert Díaz”.

No obstante, el servicio recibe y trata también complejas condiciones de la piel, algunas de ellas denominadas como enfermedades raras, reveló la doctora Daisy Blanco, encargada del servicio de Dermatología Pediátrica del centro.

En ocasiones, dijo la especialista, los niños llegan luego de que le han colocado diferentes tipos de medicamentos en las lesiones, y cuando ven que no curan entonces acuden al servicio especializado en dermatología pediátrica, por lo que llamó  a los padres acudir temprano al pediatra especializado en dermatología.

Entrevistada en visita a la redacción de Listín Diario, la dermatóloga pediátrica destacó que en el Departamento de Pediatría del Instituto Dermatológico se reciben cada día unos 200 a 300 niños, de los cuales una parte requirieran seguimiento a largo plazo por tener patologías crónicas.

Detalló que  durante el primer y segundo mes de vida la principal causa de consulta es por  dermatitis seborreica o caspa que le cubre el cuero cabelludo al bebé y que la tiña de la cabeza o del cuero cabelludo es más presente entre los niños de tres a 14 años, sobre todo en inicio del año escolar por el contacto con otros menores.

“Algunos llegan a la institución en condición avanzada o maltratada por la familia que empieza a colocarle productos antes de acudir al médico”, señaló la doctora Blanco al explicar que la tiña es producida por un hongo y una especie de caspa que está sobre el pelo y se ve como una especie de parche.

En torno a la escabiasis, dijo que es una lesión que también tiene alta incidencia entre los pacientes que acuden al centro, sobre todo en niños pequeños desde los dos o tres meses hasta el año y es producido por un acaro o parasito.

Explicó que una vez identificado,  debe ser tratada la familia completa y su mayor frecuencia es la temporada de más fría, entre los meses de diciembre a febrero, porque la gente tiende a higienizarse menos.