Con frecuencia en los medios de comunicación se ofrecen detalles de como determinadas personas se han suicidado. Esos detalles constituyen un estímulo para niños, adolescentes y adultos que tienen vulnerabilidad y eso les da idea de cómo suicidarse.

El doctor Luis Vergés, psicólogo clínico y terapeuta de familia se refiere al tema, a raíz del suicidio de algunos niños en las últimas dos semanas.

Al respecto, el doctor José Miguel Gómez, psiquiatra infantojuvenil y escritor, asegura que la influencia de la tecnología sin supervisión puede ser un peligro para niños y adolescentes en condiciones de vulnerabilidad que los lleve al suicidio.

Luis Vergés

El suicidio es considerado como uno de los fenómenos psicosociales más contagiosos, asegura el profesional de la salud.

“Los adolescentes y los niños que se encuentran cerca de esta etapa son poblaciones muy vulnerables ante la influencia negativa que ejercen otros que se encuentran en etapas parecidas”, dijo Vergés.

Antecedentes

Esto ha sido confirmado a través de varios estudios, siendo la primera observación en el año 1774 de la novela de Goethe, “Las penas del Joven Werther”; se informó de muchos varones jóvenes que se habían quitado la vida de un disparo, como lo hacía el protagonista.

El estudioso expresa que la capacidad para regular emociones está infradesarrollada en muchos niños y jóvenes, lo que los hace más vulnerables a tomar decisiones impulsivas.

Publicar hechos

Varios investigadores han establecido que el grado de publicidad que se le da al suicidio se relaciona con el número de intentos posteriores, indica Vergés. El efecto imitativo aumenta cuando quien se quita la vida es una celebridad.

Evitar detalles

Si bien es cierto que es importante informar sobre los suicidios para aumentar los niveles de consciencia en la población, la forma como se hace muchas veces es deficiente, indica el terapeuta. Ya organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud, así como la Asociación Americana de Psicología y de Sociología, han expresado su preocupación y trazado algunas pautas para el mejor manejo de estas informaciones.

Prudencia

Ambos profesionales recomiendan tratar el tema con extrema prudencia y no calificar de suicidio una muerte si no se tiene confirmación. Es necesario evitar difundir contenidos que inciten al suicidio o que incluyan explicaciones y detalles sobre los procedimientos del suicidio.

Debe evitarse la difusión de imágenes referidas a suicidios y autolesiones de gravedad, más aún cuando sus protagonistas son niños y jóvenes. La responsabilidad del medio que informa debe considerar los sentimientos de los parientes, evitando descripciones detalladas del método de suicidio adoptado y tener en cuenta el público receptor. Cuando se proporcionan demasiados detalles se puede estimular a otras personas a que imiten la conducta.

Evitar esto

No deben justificarse los suicidios con valores morales dignos de emular; hay que evitar frases como: “lo hizo por honor”, “se quitó la vida por amor”. Tampoco debe asociarse en la información que el suicidio es: “una forma de descanso”, “una salida o solución”, “fue exitoso en su decisión”. Tampoco debe glorificarse a las personas que se suicidan.

No debe hacerse referencia a lugares como: puentes, acantilados o edificios, ya que estos aumentan el riesgo de que se recurran a ellos. Más que estos aspectos, debe hablarse de las consecuencias, ya que inciden como aspectos disuasorios.

Psiquiatría

Los criterios son compartidos por ambos profesionales. El doctor Gómez recomienda a los padres de niños y adolescentes estar atentos a los contenidos a los que tienen acceso sus hijos en la Internet o redes sociales. Existen portales que promueven el suicidio.

Existe alta preocupación en los trabajadores de salud mental por el exceso en las redes sociales, dijo Gómez Montero. Recomienda a los que ya tienen factores de riesgo por el ciber espacio, buscar ayuda. Muchos jóvenes ya son adictos a la tecnología, si no tienen acceso a ella se tornan agresivos. Gómez aconseja prestar atención a los cambios de comportamiento, aislamiento, actitudes de desprecio a la vida y auto depreciación.