El Ministerio de Interior y Policía anunció este miércoles la prohibición de venta de bebidas alcohólicas el Viernes Santo, con el objetivo de evitar «accidentes y pérdidas humanas».

La medida estará vigente desde las 12.01 de la madrugada del viernes hasta la misma hora del Sábado Santo, de acuerdo con un comunicado.

La violación a esa disposición «podría generar el cierre temporal o definitivo del establecimiento y la cancelación de los permisos de operación, sin perjuicio de otras sanciones establecidas en las leyes», agrega el citado Ministerio.

El Programa de Control de Bebidas Alcohólicas (COBA), con el apoyo de la Policía Nacional, velará por el cumplimiento de la disposición y tomará las acciones correspondientes, agregó la nota.

Por último, Interior y Policía recordó, además, que es ilegal la venta de alcohol a menores de edad, así como la contaminación sónica.