The Will And Jada Smith Family Foundation, una organización benéfica fundada por una de las power couples por excelencia de Hollywood, se hunde, según informa en exclusiva el medio especializado en industria audiovisual Variety. Creada por la pareja de actores en 1996, la fundación aboga por temas que importan a los Smith, incluidos la salud y el bienestar, la educación o la sostenibilidad. Pero la imagen de Will Smith sufrió un revés después del bofetón que le dio al cómico Chris Rock en plena ceremonia de los Oscar de 2022. Las declaraciones de impuestos publicadas ahora muestran que, después del mediático incidente, los contribuyentes de alto perfil que habían donado a la ONG en el pasado han dejado de hacerlo y la empresa está en proceso de echar el cierre.

Se acaban de cumplir dos años desde que Will Smith abofetease a Chris Rock durante la 94ª ceremonia de los premios Oscar. Todo sucedió a las 4.30 de la madrugada, hora peninsular española, del 22 de marzo de 2022. Chris Rock era el encargado de presentar la ceremonia y aparecía de nuevo para amenizar la gala. Comenzó lanzando un chiste con tintes casposos hacia Javier Bardem y Penélope Cruz —donde cometió la torpeza de referirse a la actriz como la mujer del actor—, ambos nominados aquella noche: “¿Sabéis quién tiene el trabajo más duro esta noche? Javier Bardem y su esposa están nominados. Si ella pierde, no hay forma de que él pueda ganar. Javier está rezando para que le gane Will Smith”, dijo el humorista. Entonces le tocó el turno a los Smith: “Jada, te quiero, estoy deseando verte en La teniente O’Neil 2″. A Jada Pinkett Smith aquella broma referida a su alopecia no le hizo ninguna gracia. A su marido, al principio, sí. Después, al ver la reacción de su esposa, el actor cambió de parecer. La diferencia fundamental era que el personaje de la película se rapaba el pelo por exigencias militares, y Pinkett Smith lo hizo para visibilizar la alopecia, una enfermedad tabú entre las mujeres, de la que la actriz había hablado públicamente en anteriores ocasiones. Al poco, Will Smith se levantó y subió al escenario, para sorpresa de Chris Rock, y le calzó un sonoro bofetón ante la atónita mirada de un público que en un primer momento no sabía si era un montaje. “Mantén el nombre de mi mujer fuera de tu puta boca”, gritó Smith. El ambiente se ensombreció. Y el episodio, como no podía ser de otra forma, se convirtió en lo más viral de la noche.

Esa misma noche, el actor recogió el Oscar al mejor actor protagonista por su papel en El método WilliamsTan solo unos días más tarde, Will Smith anunció que renunciaba a ser miembro de la Academia de Hollywood, intentando adelantarse a las represalias de la organización. “Traicioné la confianza de la Academia y privé a los nominados y ganadores de una oportunidad de celebrar y de ser celebrados por su extraordinario trabajo”, dijo en un comunicado. De poco le sirvió. Más adelante, fue vetado durante 10 años en cualquier acto de la institución, incluidos los Oscar. “Acepto y respeto la decisión de la Academia”, dijo el intérprete a través de un portavoz.

A pesar de las numerosas críticas recibidas, Smith todavía genera algunos de los más grandes ingresos de Hollywood. Según un informe de Variety del año pasado, ha recibido en torno a 25 millones de dólares por dos películas en Netflix, la secuela Bad Boys 4 y Fast and Loose.

Por su parte, Jada Pinkett Smith publicó una biografía, Válida, el amor que siempre merecí, en la que cuenta su viaje hacia el amor propio y la sanación, la lucha por su salud mental y cómo es su relación con Will Smith, su marido, pero con quien no convive desde hace años: “Nos queremos el uno al otro y nos queremos como familia”.