WASHINGTON.- La Casa Blanca dijo estar «indignada» por el bombardeo de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) que mató a siete voluntarios de la oenegé World Central Kitchen en Gaza.

La afirmación significa una condena al ataque, indicó el portavoz del Consejo Nacional de Defensa de Estados Unidos, John Kirby.

Al ser cuestionado sobre si EEUU condenaba la decisión del ejército israelí de atacar al convoy de trabajadores humanitarios, el alto funcionario aseguró que el uso del término «indignado» significa «una condena al propio ataque».

Durante la misma conferencia de prensa en la residencia presidencial estadounidense, la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, informó que el presidente Joe Biden había llamado por teléfono al chef José Andrés para trasmitirle sus condolencias.

Entre los voluntarios que murieron en Gaza hay un palestino y ciudadanos de Australia, Polonia, Reino Unido y uno con doble nacionalidad estadounidense y canadiense.

La directora ejecutiva de WCK, Erin Gore, calificó el ataque de «imperdonable». La organización anunció que detendría sus operaciones en Gaza.

La WCK era una de las pocas oenegés que se mantenía en el enclave, azotado por la hambruna y en medio de una seria crisis humanitaria desde el comienzo de la guerra entre Israel y el grupo extremista palestino Hamás, tras un ataque sorpresa de los militantes a territorios israelíes el pasado 7 de octubre.

Primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu

«Esto sucede en la guerra», dijo en un comunicado el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu. «Estamos llevando a cabo una investigación exhaustiva y estamos en contacto con los gobiernos. Haremos todo lo posible para evitar que se repita».

Ante las declaraciones de Netanyahu, Kirby advirtió que EEUU espera la investigación sobre el ataque «se lleve a cabo de manera exhaustiva y rápida».

De igual forma, reiteró que «hay que rendir cuentas», aunque agregó que Washington continuará prestando asistencia militar a Tel Aviv.

«Todavía vamos a asegurarnos de que puedan defenderse (Israel) y que el 7 de octubre no vuelva a suceder. Eso no quiere decir que sea un pase libre, que miremos para otro lado cuando pasa algo así», reiteró Kirby.