Las licitaciones para el desayuno y el almuerzo escolar, para los años lectivos 2022-2023 y 2023-2024 realizadas por el Instituto Nacional de Bienestar estudiantil  (Inicie), habrían sido amañadas para beneficiar un grupo y descalificar pequeñas y medianas empresas que cumplían con lo establecido el pliego de condiciones.

Por este motivo, los suplidores solicitan la intervención del presidente Luis Abinader para que sean declaradas desiertas las licitaciones que estarían “plagadas de irregularidades y errores que solo beneficiarían a unos cuantos”.

Se acusa a la institución encargada del suministro del desayuno y el almuerzo escolar de hacer una mala elaboración del pliego de condiciones y conformación de los lotes, de dejar de lado las evaluaciones técnicas y la solicitud de artículos suntuosos exigidos, así como la distancia de 10 kilómetros establecidos.

Explican que la situación se ha dado al punto de están adjudicando a oferentes con más de un lote y dejando fuera a otros que habían sido notificados en la misma demarcación.

Yván Miniño, Andrea Peralta y Elizabeth Beriguette, en representación de decenas de pequeñas y medianas empresas, pusieron como ejemplo el caso de La Vega donde se conformaron 73 lotes por los que  licitaron 96 oferentes.

De estos 96 adjudicaron 52, dentro de los cuales 15 lotes quedaron en manos de siete afortunados, 22 quedaron habilitados con cero raciones y 22 fueron descalificados.

De acuerdo a los datos suministrados por los denunciantes a José Galán le fueron adjudicados 3 lotes con un valor de 73 millones de pesos;  Alondra Mercedes con dos lotes con un valor de 49 millones de pesos; Luis Alberto Santos con dos lotes por valor de 37 millones de pesos; Randy Beato con dos raciones de 48 millones; Suplicurce con dos lotes de 43 millones; Suplidora Gi Núñez dos raciones por 48 millones y la empresa que registra el RNC 131-47674-2 con dos lotes por 60 millones de pesos.

Aseguran que fueron suprimidas 794 Mipymes y 4,764 empleos existentes a nivel nacional, sin que puedan ser asignadas a otros oferentes, un 15% en pan y galletas y un 31% de los líquidos (leche y jugo).

“Con las 35 licitaciones sin vinculación entre sí, serán beneficiados los empresarios y políticos grandes, dueños de múltiples “MIPYMES” y las 614 empresas cuestionadas por la DGCP de haber incurrido en colusión. Todas ellas quedaron blindadas, fuera de peligro, con la oportunidad de beneficiarse hasta 35 veces”, aseguran los denunciantes.

Alegan que esta situación también representa una derrota para la Dirección General de Contrataciones Públicas, quien no podrá registrar la cantidad de oferentes que se quedaron enganchados en la Dirección General de Impuestos Internos y la Tesorería de la Seguridad Social por atrasos en los pagos del Inabie.

Berigüete sostuvo que las autoridades del Inabie no solo enfrentarán el descrédito de denuncias recurrentes, cientos de impugnaciones y sometimientos a la justicia, debido a que  no podrán seleccionar los oferentes que garanticen el servicio del desayuno escolar.

“Un sabotaje total, que se contraviene a la voluntad del Presidente, externada en el Decreto 31-22. Un llamado al incentivo y al apoyo de las Mipymes”, agregaron.

Peritaje cuestionado

El Inabie estableció un sistema de puntuación para certificar las cocinas de los oferentes del almuerzo escolar. Sin embargo documentos entregados a Diario Libre demuestran, en decenas de casos, que las calificaciones no se corresponden con los levantamientos realizados.

Por ejemplo la mipyme de Yván Miniño cumplió con los requisitos establecidos en el pliego de condiciones: se exigían más de dos hornos para poner una puntuación de 35 puntos, él tiene cuatro y lo calificaron con 25 puntos; lo que le costó la descalificación, a pesar de cumplir con la exigencia.

Leche pasteurizada y UHT

Las empresas que suplen lácteos y jugos, para el desayuno escolar  en el sur del país son tres: Industria de Alimentos Internacional (INDAIN), Coopesur Ysura y Pasteurizadora Yván Miniño. Todas llevan años supliendo al Estado.

Para el proceso de licitación del Inabie fueron inspeccionadas por el perito Carlos Cabral, les fue bajada  la calificación y  fueron descartadas Indain UHT y Pasteurizadora Yván Miniño y le adjudicaron a Coopesur Ysura unos mil quinientos millones de pesos en lácteos.

Miniño dijo que como él hay decenas de empresas afectada por la misma situación en todas las provincias del país y que fueron dejadas fuera para beneficiar a empresarios y políticos que se escudan detrás de testaferros.

“Víctor Castro amenazó con sacar a los pasteurizadores del programa y que los iba a convertir en UHT con el alegato de que la cadena de frío se rompe en la pasteurización y eso se convierte en un riesgo y eso es una verdad a media porque ciertamente hay una ruptura de la cadena de frío pero no en las empresas, sino  en las escuelas, que están en lugares muy recónditos, tienen las neveras dañadas y no hay luz”, expresó Miniño.

Recalcó que es  responsabilidad del Estado garantizar que los centros educativos tengan donde almacenar y refrigerar el jugo y la leche que se sirve a los estudiantes.

“Usted no puede estar condenado a desaparecer por  hecho que no es de su responsabilidad y el director del Inabie fue notificado de esta y otras situaciones que se dan y que también para cambiar a la tecnología UHT se necesita una inversión de 250 a 300 millones de pesos que ninguna Mipyme tiene a mano”, agregó.