En el país existen al menos cinco mil pacientes que dependen de la diálisis para vivir, como terapia sustitutiva de la función renal, pero la mayoría maneja elevados niveles de fósforo en la sangre, por lo que requieren de medicamentos para su extracción y evitar daños a otros órganos.

Debido al costo de esos medicamentos, la mayoría de los pacientes no tienen posibilidad de comprarlos, por lo que registran problemas de salud, como es el caso de malformaciones en la cara y diferentes partes del cuerpo, dificultades de movilidad, dolores articulares, picazón, calambres y mayor riesgo de sufrir accidentes cardiovasculares, por el aumento de las calcificaciones de las arterias.
Eddis Castillo, director ejecutivo de la Asociación de Pacientes Renales Sendero de Vida y quien ofreció esos detalles, dijo que la molécula más económica cuesta 2,700 pesos, y los pacientes renales deben tomar tres dosis al día, a lo que se suman otros medicamentos que requieren para garantizar su estabilidad.

Recuerda que cuando el organismo del paciente se maneja con altos niveles de fósforo en la sangre, aumentan las calcificaciones de las arterias, poniéndolo en riesgo de sufrir accidentes cardiovasculares y de una manera crónica, la hiperfosfatemia repercute en complicaciones de la PTH, que con frecuencia puede tener como consecuencia deformaciones en los huesos, dientes, dolores en las articulaciones, entre otras, complicaciones.

Anemia

Dijo que los quelantes de fósforo actúan uniéndose al fósforo ingerido en el aparato digestivo y evitando su absorción en el torrente sanguíneo, por eso deben tomarse con las comidas, debido a la rapidez con que el metal se absorbe en el organismo.

“La gran mayoría de los pacientes renales en diálisis manejamos altos niveles de fósforo, debido a que los medicamentos o quelantes de ese mineral no están al alcance de nuestros bolsillos”, dijo.