La Junta Central Electoral (JCE) corrigió algunas anomalías que habían presentado los equipos y el personal que trabajará en las próximas elecciones municipales y presidenciales este año, quedando algunos temas técnicos pendientes por resolver.

Rafael Vallejo, miembro titular de la JCE, en un recorrido realizado por los diez colegios electorales ubicados en diferentes puntos de la ciudad de Santiago, manifestó que los problemas que fueron detectados en la primera prueba fueron corregidos, a excepción de una vulnerabilidad en los equipos que está siendo subsanada.

“Con los ensayos hemos tomado notas de los aspectos donde hay vulnerabilidad y ya estás están corregidas”, refiriéndose a las debilidades de las impresoras, donde cualquier dispositivo conectado a internet, puede acceder sin alterar los datos, pero si entorpecer el proceso electoral.

“Nos sentimos tranquilos, satisfechos y seguros para el próximo 18 de febrero, para mayo y también si hay segunda vuelta”, expresó.

Asimismo, manifestó que están en la disposición de realizar todas las pruebas necesarias. Sin embargo, entiende que no es necesario.

Desde las 8:30 de la mañana las mesas comenzaron a probar los dispositivos de escaneo, digitación, impresión y transmisión de datos. A partir de las 11:00 de la mañana, iniciaron las pruebas en el proceso del cómputo electoral.

Mientras que Eddy Betances, encargado de tecnología de la región oeste dos, del Partido Revolucionario Moderno (PRM), dijo que algunos de los inconvenientes presentados en los equipos y en el personal encontrado en la primera prueba fueron superados; no siendo un inconveniente mayor el de la impresora que aún persiste.

El encargado técnico del PRM le hizo un llamado a la JCE para que corrija esa parte, pero con relación a todas las pruebas que se realizaron hoy fueron concretadas y corregidas en su mayoría.

Evande Collado, observador del PRM,  sostuvo que en cuanto al personal se le vio más ágil, que en la primera prueba realizada la semana pasada.