Por LEONARDO CABRERA DIAZ
San Cristóbal, Señor Presidente, Luis Abinader, urge de atención. Pero una atención sincera, permanente, con responsabilidad, no, con todo ese gran aparataje o revuelo que se hace, cuando, como ahora, el primer mandatario de la Nación, visita esta ciudad para presidir los actos programados en ocasión de un nuevo aniversario de la Constitución de la República.
Con ese aparataje nuestras autoridades pretenden compensar todo su descuido y su acostumbra apatía ante los problemas que nos aquejan y, en un santiamén, como por arte de magia aparecen los equipos, el asfalto, las brigadas, pinturas y todo cuanto sea necesario para embellecer y tapar los hoyos y tramos dañados de nuestras calles y avenidas.
Esos trabajos son más precisos en las vías que conforman el trayecto y algunas zonas aledañas, en donde se concentran las actividades conmemorativas trastornando toda la ciudad, y total, que tan sólo es «un paño con pasta que le dan,» porque al poco tiempo se vuelven a deteriorar.
Al día siguiente de los actos, retornamos a la posición anterior, es decir, al paso de una tortuga cansada, que caracteriza lo poco que se realiza en esta ciudad, que solo agiliza, ante protestas o reclamos ciudadanos, o cuando de nuevo se produce la siempre esperada visita del Presidente.
Ejemplos: Estadio de fútbol Rosendo, Sepulveda, cancha de Los Buitres, carretera de acceso al cementerio construido hace más de un año en la comunidad de Ingenio Nuevo, «Ojo», aún no se ha empezado a utilizar. No hay como llegar al camposanto.
Señor Presidente, San Cristóbal, requiere más fuentes de empleos, para conjurar las tantas manos ociosas y desocupadas, principalmente las de cientos de jóvenes en capacidad de producir y así frenar la vulnerabilidades a que se exponen por la falta de recursos económicos para solventar sus necesidades y planes de desarrollo personal. Es una pena.
Sugerencia: viabilizar que la Zona Franca La Armería, de esta ciudad, opere al cien por ciento de su capacidad.
Honorable Presidente Luis Abinader, San Cristóbal precisa, más seguridad, para que no haya temor al caminar por nuestras calles. La delincuencia se manifiesta en todas sus formas ( drogas, atracos, asaltos,) etc y etc, castigando fuertemente a los munícipes, quienes ya, no saben qué hacer.»
¡Ah!, señor Presidente, si por si acaso, los funcionarios y las autoridades, le informan que aqui todo esta bien, no les crea, y por favor, tómese un ratito de su ocupada agenda, venga de improviso, y se dará cuenta de que en San Cristóbal, Cuna de la Constitución, los problemas que agobian, saltan a la vista, y lo que está a la vista….
Con Dios, siempre