Carlos Corporan

Una profesora se quitó la vida con una soga al cuello, en el patío de su vivienda, ubicada próximo al colegio Villa Guzmán, de la carretera Cambita Garabito.

Esther Romero, de 35 años, dejó cuatro hijo, y era la esposa de un hijo del colegio Villa Guzmán, donde ocurrió el hecho.

La profesora fue habitada por una hija de cuatro años, que rompió en llantos y ataque de nervios. Después de varias horas acudió la médico legista para levantar el cadáver y trasladado a patología forense.

Consternación reina en la vecindad, ya fue una joven muy querida por su amabilidad.