El informe resalta que para una implementación eficaz de cualquier modalidad de aprendizaje, el rol del docente es fundamental; sin embargo, a pesar del esfuerzo, la preparación de los docentes continuó siendo un problema. Los datos indican que muchos docentes no se sintieron preparados para la transición a las modalidades de educación a distancia y se vieron abrumados por los nuevos requerimientos.42 Una encuesta realizada a docentes a mediados de 2020, que incluyó ocho países de ALC, mostró que el 57% de las personas encuestadas coincidieron en que la falta de conocimientos tecnológicos fue una de las mayores dificultades durante la crisis sanitaria. La misma encuesta muestra que el 66% de los docentes había finalizado la capacitación sobre competencias digitales ofrecida por sus propias escuelas, ministerios nacionales, organizaciones internacionales y organizaciones no gubernamentales locales, pero solo el 56% de esos docentes capacitados sintieron que estaban preparados para una enseñanza remota eficaz. Por otro lado, indica que las estrategias basadas en Internet, posiblemente puedan ofrecer soluciones de mayor calidad, pero se ven afectadas tanto por el acceso a la conectividad y su calidad como por las competencias digitales del docente. “Lo que está en juego aquí es tanto la capacidad de combinar bien diferentes canales de entrega como la de proporcionar experiencias de aprendizaje de alta calidad independientemente de la plataforma (lo que implica una visión más amplia sobre la calidad de la estrategia de respuesta global)”, refiere el informe.