Por LEONARDO CABRERA DIAZ
Resulta evidente el desgano y desinterés que muestra la población sancristobalense ante muchas de las candidaturas que en los diferentes niveles electivos han presentado los partidos políticos, tanto para febrero, como para mayo del 2024.
Algunos postulados dan la impresión de no estar a gusto, sino, que sólo obedecen a una imposición de sus respectivos partidos y ellos, como miembros fieles y respetuosos se han visto en la obligación de acatarlas, pero que de verdad, no están en eso, y les falta condimentos,es decir, están faltos de sal o sopitas; sin sazón
En el nivel municipal ninguno de los candidatos a la alcaldía han presentado sus programas de gobierno, nadie sabe qué piensan o proyectan realizar en caso de ser favorecidos por la población.
Solo se han limitado a los lemas o slogans de sus respectivos afiches o vallas publicitarias.
Nelson de la Rosa, con su lema, “San Cristóbal, lo merece,” a pesar de ser el candidato del gobernante Partido Revolucionario Moderno, PRM, aún tiene algunas dificultades internas por superar, no obstante, el hecho de representar el oficialismo, le genera mayores facilidades y una que otras ventajas en sus aspiraciones tras la alcaldía de esta ciudad.
En cuanto a los candidatos de los principales partidos de oposición, hasta el momento lucen un tanto rezagados y timoratos.
No hablan, no opinan, nadie sabe de su agenda, ni muestran al electorado las ganas de querer ganar, lo que sumado a las divisiones internas, dificultan sus posibilidades de triunfo en febrero.
En el caso del Partido de la Liberación Dominicana, PLD, existe una especie de miedo escénico, no se siente en las calles, no hay gorras, tshirts, no se sabe quienes integran las estructuras de campaña, al parecer le hace falta un armador. Todo se reduce al decir impreso en sus afiches:”Nelson Guillén, vuelve.” Se requiere acción.
Josefina Tamarez, postulada por la Fuerza del Pueblo,FP, cuyo lema reza, “Por el rescate de San Cristóbal,” confronta al igual que los Nelson, inconvenientes a lo interno del partido, todos tienen un problema común… adolecen de unidad partidaria. Relaciones públicas.
En torno a los candidatos a regidores, ahí, si hay melao, nada de propuestas ni planes que impulsen desarrollo y avance municipal, quieren serlos porque sí, y se avizoran muchos problemas de conteos y reconteos de votos, ya verán.
En San Cristóbal, la mesa municipal electoral está servida, pero los comensales al parecer no tienen mucho apetito que digamos, porque falta sal o sopitas; sin sazón.
Con Dios, siempre