El presidente de la República Luis Abinader fue sorprendido en su buena fe, al diferir la entrada en vigor al 14 de noviembre el decreto que designa como director de la Policia Nacional al Mayor General Ramón Antonio Guzmán Peralta, lo que ha provocado una serie de irregularidades por parte del destituido Mayor General Eduardo Alberto Then, quien al dia siguiente de publicarse el decreto, 9 de noviembre, procedió a realizar decenas de designaciones, traslados y asignaciones de armas de fuego y vehículos, en detrimento de oficiales y alistados, lo que provocará la ingobernabilidad de la institución, al momento que el recién designado proceda a formar su equipo de trabajo. Sin lugar a dudas, actuaciones como las llevadas a cabo por el general Alberto Then, provocará daños al proceso de reforma policial, ya que practicas como las que se han escenificados en el Palacio de la Policia Nacional, con largas filas de agentes y oficiales en busca de cambios de armas, vehiculos y todo tipo de bienes y propiedades que no le habían sido entregadas por mucho tiempo. Apelamos a la sensatez de los oficiales que acompañan al relevado director de la institución del orden, para que entren en razón y depongan la actitud exhibida en aras de no afectar mas, la imagen institucional, por la que se ha trabajado tanto.