Un tren de carga descarriló en el centro-este de Estados Unidos y el azufre que transportaba se incendió, lo que llevó a las autoridades del estado de Kentucky a aconsejar este jueves a los residentes que abandonaran el lugar en medio del feriado de Acción de Gracias.

El accidente se produjo en la tarde del miércoles, cerca de la localidad de Livingston. «Al menos 16 vagones están implicados, incluidos dos que contenían azufre líquido, que se abrieron y perdieron parte de su contenido, y se incendiaron», informó la empresa CSX, que operaba el convoy, en un comunicado.

«Cuando el azufre líquido se quema, libera dióxido de azufre», añadió la empresa. El dióxido de azufre es un contaminante peligroso tanto para la salud humana como para el medio ambiente.

«La respuesta a este accidente está en curso y los funcionarios locales están animando a los residentes de Livingston a evacuar» la zona, agregó.

CSX «anima a los residentes» que estén «preocupados por su seguridad» a abandonar la zona e instalarse en hoteles costeados por la empresa, a unos 15 kilómetros del lugar.

«Entré en pánico, estamos cocinando, tenemos pavos en el horno. No podemos irnos», dijo Linda Todd, residente de Livingston, refugiada en un gimnasio local, a la cadena CBS el miércoles por la noche.

En marzo un tren que transportaba sustancias químicas, entre ellas cloruro de vinilo, una sustancia química cancerígena y altamente inflamable utilizada en la fabricación de plástico, había descarrilado en el estado de Ohio.