El virus de gripe aviar H5N1, detectado de manera creciente en mamíferos y recientemente en ganado vacuno y caprino en Estados Unidos, también ha sido hallado en análisis a leche de estos animales de granja infectados, advirtió este viernes la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La jefa del programa de prevención global de la gripe de la OMS, Zhang Wenqing, indicó en rueda de prensa que tras este hallazgo «es importante que se garanticen prácticas de seguridad alimentaria tales como el consumo exclusivo de productos lácteos pasteurizados».

La OMS sigue de cerca los casos en Estados Unidos después de que el 1 de abril fuera notificada de un caso de H5N1 en un trabajador de una granja de producción lechera de Texas, el primero que se conoce de transmisión del virus desde vacas a humanos.

«Esto es preocupante, pero también sirve de impulso a una mayor supervisión de la enfermedad», agregó, señalando que la OMS trabaja junto a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OMSA) y a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) para una posible revaluación del virus H5N1.

Aunque los casos en humanos siguen siendo raros (unos 900 desde 2003) la OMS se mantiene en alerta ante posibles evoluciones del virus que permitan la transmisión entre personas, lo que podría dar a la enfermedad un potencial pandémico, ya que su nivel de letalidad por ahora es muy alto (más del 50 % de los casos han sido mortales).

Los casos en vacas y cabras «son un paso más en la extensión del virus a los mamíferos», destacó este viernes la experta, quien pidió especiales medidas de prevención para trabajadores en granjas donde se hayan registrado casos.

«Pedimos a todos los países que se mantengan vigilantes, reporten con rapidez infecciones en humanos si las hubiera, compartan secuenciaciones y otros datos, y refuercen las medidas de bioseguridad en las granjas», concluyó la experta de la OMS.