Los científicos que trabajan en la selva amazónica han descubierto una nueva especie de serpiente, que se rumorea que es la más grande del mundo.

Un equipo de la Universidad de Queensland viajó a la Amazonía ecuatoriana para buscar la anaconda verde del norte (Eunectes akayima), previamente no documentada, tras una invitación del pueblo Waorani para observar anacondas que «se rumorea que son las más grandes que existen», según los científicos.

El equipo se unió a los cazadores en una expedición de 10 días a la región de Bameno del territorio Baihuaeri Waorani, antes de remar río abajo para «encontrar varias anacondas en aguas poco profundas, al acecho de sus presas», dijo en un comunicado el profesor Bryan Fry, biólogo de la Universidad de Queensland, y también quien dirigió el equipo.

Las anacondas son serpientes constrictoras gigantes, no venenosas, que se encuentran en el agua o cerca de ella en zonas cálidas de América del Sur.

«El tamaño de estas magníficas criaturas es increíble: una anaconda hembra que encontramos medía nada menos que 6,3 metros (20,7 pies) de largo», dijo Fry sobre el descubrimiento del equipo, que se realizó durante el rodaje de la próxima serie de National Geographic «Pole to Pole with Will Smith».

El equipo también dijo que habían escuchado anécdotas de que se habían avistado serpientes de 7,5 metros (24,6 pies) y de 500 kilogramos (1100 libras) en el área.

Las anacondas verdes son las serpientes más pesadas del mundo, según el Museo de Historia Natural del Reino Unido, que señaló que la más pesada jamás registrada pesaba 227 kilogramos (500 libras). Medía 8,43 metros de largo (27,7 pies) y 1,11 metros (3,6 pies) de ancho.

El descubrimiento se realizó durante el rodaje de una serie de National Geographic. (Profesor Bryan Fry/Universidad de Queensland)

Mientras que otra especie, la pitón reticulada, tiende a ser más larga (a menudo alcanza más de 6,25 metros -20,5 pies- de largo), es más liviana.

Pero los expertos que estudian a las criaturas descubrieron que las especies de anaconda verde del norte recientemente identificadas divergieron de la anaconda verde del sur hace casi 10 millones de años, y difieren genéticamente en un 5,5%.

«Es bastante significativo: para ponerlo en perspectiva, los humanos se diferencian de los chimpancés sólo en un 2%», dijo Fry. Los hallazgos se describen en la revista MDPI Diversity.

Luego, el equipo se propuso comparar la genética de la anaconda verde con otros especímenes de otros lugares para evaluarla como especie indicadora de la salud de los ecosistemas, y advirtió que el Amazonas se enfrenta numerosas amenazas.

«La deforestación de la cuenca del Amazonas debido a la expansión agrícola ha resultado en una pérdida estimada de hábitat del 20 al 31%, lo que puede afectar hasta el 40 % de sus bosques para 2050», dijo Fry.

La degradación del hábitat, los incendios forestales, la sequía y el cambio climático amenazan a especies raras como las anacondas, que existen en ecosistemas tan raros, añadió.